Terrorismo deportivo

Lorenzo Río

Este domingo se dictó un precedente. Desgraciado, por cierto, como lo es todo lo que lleva la marca del terror. Por primera vez en la historia de nuestro país, un encuentro deportivo tiene que suspenderse por la amenaza del terrorismo. El estadio Santiago Bernabeu de Madrid paralizaba el partido que estaban disputando el Real Madrid y la Real Sociedad, a poco más de 3 minutos del final. La razón, una amenaza de bomba de esas que en numerosas ocasiones han hecho temblar las calles de algunas ciudades de España, y que ahora ha llegado por primera vez al deporte. Y no a uno cualquiera, sino al ?deporte rey?, al fútbol, y a un estadio mítico de la historia futbolística de nuestro país.

Falsa o no, lo cierto es que la llamada recibida en el diario Gara coincide con los métodos que la banda terrorista ETA suele utilizar para este tipo de alarmas. Por eso, cierta o falsa, la llamada existió y la amenaza era clara. Por ello, hoy es jornada para felicitar a quienes rápidamente tomaron la decisión de desalojar a los miles de espectadores que podían correr peligro, y que estos lo hiciesen con la calma con la que lo hicieron, para algunos incluso demasiada. Sea como fuere, está claro que finalmente todo fue un simple susto.

Ahora hay que pensar qué es lo que pretende Euskal Ta Askatusuna con este tipo de acciones. Crear el desconcierto, sembrar el terror, la inseguridad... Este domingo lo consiguió, al menos lo del desconcierto. Qué repercusiones tendrá esto... creo que aún no se ha determinado y que las reflexiones aún no se han hecho. Pero lo que está claro es que, desde luego, acciones de este tipo no benefician en absoluto a la pretendida imagen olímpica de la capital de España. No sé si es un paso atrás en la disputa por el 2012, pero seguro que hacia delante tampoco.

Comentarios