Los costes del transporte se han incrementado en España un 8,6% durante el último año

2004121414 transporte camion.JPG

Ha sido presentada la edición del Observatorio de Mercado del Transporte de Mercancías por Carretera (Observatorio de Costes) con la actualización de datos a 31 de octubre de 2004.

En este informe se constatan los incrementos en los costes directos de explotación de los 15 tipos de vehículos analizados que se relacionan en el cuadro ajunto, y que ascienden hasta el 8,6 % de incremento en el caso del vehículo articulado de carga general y llegan a los puntos extremos en los vehículos frigoríficos articulados y tren de carretera (9,3 %), y los portavehículos (9,1 %)

El incremento mínimo de los costes de explotación de entre los perfiles estudiados se encuentra en el sector de las furgonetas cuya variación en los costes llega al 4,9 % en el período, que aun así representa el 153 % de la evolución del IPC en el período de referencia.

La importancia de los datos indicados cobra mayor relevancia si se complementan con algunos de los contenidos en el Informe sobre la Situación Financiera de las Empresas Españolas de Transporte por Carretera, publicado en abril pasado. Analizando ambos estudios se desprende que la rentabilidad de las ventas, para el sector de transporte de mercancías se sitúa en valores que oscilan entre el 3,5 % del año 1998 y el 2 % del año 2002, período que abarca el estudio.

Con rentabilidades tan reducidas como las constatadas por el estudio, y ante incrementos de costes como los sufridos durante el último ejercicio, solamente una elevación del precio del servicio del transporte pareja a la de los costes, puede evitar que las empresas de transporte se introduzcan en la senda de las pérdidas en sus cuentas de explotación.

Una de las mayores funcionalidades del Observatorio de Costes es la de servir de referencia para el conocimiento de la evolución de las magnitudes de costes en el sector, y en consecuencia, para la negociación de precios con los clientes de las empresas del sector. Ello significa que las empresas transportistas que deseen mantener sus márgenes de rentabilidad, que como ya hemos indicado se sitúan en franjas muy reducidas, habrán de incrementar sus precios en un porcentaje como mínimo igual al aumento de los costes del período (8,6 %) partiendo como base de los precios señalados como consecuencia de la negociación posterior a la publicación del Observatorio de Costes de Octubre de 2003.

La evolución de los costes viene fuertemente condicionada por el incremento del precio del combustible empleado en la prestación del servicio de transporte, cuya variación entre octubre de 2003 y octubre de 2004 ha llegado a la cifra del 21,7 % sobre una partida de costes que representa el 32,1 % de los totales de explotación del vehículo articulado destinado al transporte de carga general, y se eleva hasta el 33,8 % y el 34,9 % para los portavehículos y trenes de carretera respectivamente.

Del resto de las partidas se pueden destacar los aumentos computados en las partidas de costes salariales (3,2 %) así como las relacionadas con el mantenimiento y reparaciones de los vehículos, así como la sustitución de neumáticos, cuya variación se sitúa en el 6 %.

Es absolutamente razonable que la evolución de costes que estamos comentando se tenga en cuenta a la hora en que las empresas transportistas negocien con sus clientes los precios para el ejercicio 2005.

En relación con esta cuestión, conviene recordar que en la provincia altoaragonesa, la Asociación Empresarial de Transporte de Mercancías, la Confederación Empresarial de la Provincia de Huesca (CEOS-CEPYME Huesca) y la Cámara de Comercio constituyeron a principios de este mes una Mesa de Transporte con la que el sector espera que sirva como instrumento para facilitar las relaciones contractuales y fomente la observancia de las prácticas adecuadas en las transacciones entre transportistas y cargadores (usuarios del transporte) .

Comentarios