El Plan Empresarial de Aragón en las Cortes

La CREA recoge en el Plan Empresarial para Aragón 19 propuestas de acción concretas para alcanzar los objetivos que considera básicos y posibles de cara al futuro económico de la Comunidad El documento, que requiere la implicación y se hará llegar a las instituciones autonómicas y estatales, plantea como metas generales el impulso demográfico y de la renta, la diversificación sectorial, la vertebración e imagen del territorio, el despunte tecnológico, la nivelación socioeconómica de las mujeres y el desarrollo del Valle del Ebro

El Plan cifra en 8.594 millones de euros el déficit de stock de capital público en Aragón y aboga por incluir en un Plan Extraordinario infraestructuras con especial relevancia para Huesca como el ferrocarril de velocidad alta Valencia-Sagunto-Teruel-Zaragoza-Huesca-Pau, la puesta en marcha con material móvil adecuado de la línea Almudévar-Tardienta-Monzón-Binéfar-Lérida o el desdoblamiento de la carretera N II desde Fraga hasta Alfajarín.

La Confederación de Empresarios de Aragón (CREA) presentaba al Presidente de las Cortes de Aragón el Plan Empresarial para Aragón, en el que describe pormenorizadamente los objetivos que deben guiar la actuación política, social y económica para lograr que Aragón desarrolle todo su potencial socioeconómico en los próximos años, así como un total de 19 planes concretos para alcanzarlos. Las propuestas del documento requieren un compromiso riguroso de las instituciones autonómicas y nacionales (a las que se presentará en próximas fechas). Además, con su presentación, la CREA apuesta por propiciar la generación de propuestas alternativas o coincidentes por parte de las administraciones y los demás agentes sociales de cara a conseguir un sólido consenso que permita trabajar a todos en positivo y en la misma dirección.

Basándose en las fortalezas de Aragón y su buena situación económica actual (nivel de renta per cápita y tasa de cobertura superiores a la media nacional, pleno empleo masculino, sostenibilidad medioambiental del territorio, paz social, etc.), el Plan Empresarial para Aragón plantea nueve grandes metas: un impulso demográfico cifrado en crecimientos anuales de 14.000 habitantes que llevarían a un aumento del 80% en 70 años; sostenimiento y mejora de la renta per cápita, accesibilidad a los mercados internacionales, imagen de Aragón, despunte tecnológico, diversificación sectorial, vertebración territorial, nivelación socioeconómica de las mujeres y desarrollo del Valle del Ebro.

La CREA considera la vertebración territorial y, por tanto, las infraestructuras un factor clave en la consecución de todos los objetivos planteados. En este sentido, cifra en 8.594 millones de euros a precios de 2004 el déficit moral de stock de capital público en Aragón comparado con la media nacional, actualizando la única estadística disponible elaborada para 1998 por el BBVA. Esta cifra resulta totalmente concordante con las necesidades que la CREA expone en un boceto de Plan Extraordinario de Inversiones en Infraestructuras de carácter hiperanual. En él, dejando al margen las obras en ejecución, se recogen obras hidráulicas, infraestructuras energéticas y de telecomunicaciones y comunicaciones físicas (ferrocarriles Valencia-Teruel-Zaragoza-Huesca-Pau; de unión entre los Teruel-Zaragoza y Zaragoza Madrid; y de unión entre Zaragoza y País Vasco; desdoblamientos de la N 232, la A-68, la N II, autopista Guadalajara-Zaragoza, potenciación de aeropuerto, etc.) que suman un importe total de 7.343,5 millones de euros.

Otra de las novedades del Plan de la CREA consiste en plantear propuestas y proyectos piloto que permitan tanto exprimir las posibilidades normativas de la Comunidad Autónoma como testar programas socioeconómicos de gran calado. Entre ellos se encuentran, por ejemplo, el establecimiento de acuerdos puntuales con Comunidades Autónomas excedentarias en mano de obra para cubrir puestos laborales vacantes en Aragón, la realización de procesos de selección en los países de origen de inmigrantes por parte de las empresas frente al inoperativo sistema de cupo actual, la elaboración de planes de diversificación tanto sectorial como territorial de nuestra economía orientados a la industria de gama alta, los servicios avanzados y la transformación agroindustrial; la unificación de criterios tributarios sobre las actividades reconocidas como inversiones en I+D+i y la creación de una Agencia Aragonesa en esta materia.

Igualmente, se apuesta por orientar la política fiscal autonómica como factor de localización industrial mediante replanteamientos de impuestos como los de sucesiones y donaciones o patrimonio.

Además y en un apartado específicamente centrado en la mujer, la CREA aboga por planes de concienciación a los empleadores y el estudio serio de las acciones sociales necesarias para mejorar la contratación femenina, desde la financiación y creación de guarderías y centros de día hasta las campañas de concienciación hacia el empleo de este colectivo.

En definitiva, este Plan es el norte en que debemos orientarnos sobre los que hay que hacer, cómo, dónde y cuándo para el desarrollo de Aragón y de España. Es por ello un proyecto pionero, en el que no se piden subvenciones sino que se propone el consenso y el diálogo como bases de acción.

Comentarios