Más estudios sobre la travesía ferroviaria por el Pirineo central

El consejero de Obras Públicas del Gobierno de Aragón, Javier Velasco, ha firmado dos resoluciones con las que se adjudica la realización de dos estudios relacionados con la Travesía Central de los Pirineos. El primero hace referencia a la realización de un análisis territorial del impacto que tendrá este corredor en Aragón y en el sur de Francia. El trabajo ha sido adjudicado a la empresa IDOM Zaragoza por un importe de 81.250 euros, con un plazo de ejecución de tres meses. El segundo estudio adjudicado hace referencia al capítulo económico, a las alternativas de financiación del proyecto y a los instrumentos jurídicos aplicables. El trabajo ha sido adjudicado a la empresa INTECSA-INARSA por un importe de 81.500 euros. Este segundo estudio se aplicaría también a la línea internacional del Canfranc.

El primer estudio se centrará en varios aspectos: efectos económicos y sobre las actividades productivas, efectos sociales, efectos ambientales y sobre el patrimonio natural y cultural, efectos sobre la estructura territorial, el sistema de ciudades (urbano y espacio rural), y efectos sobre la articulación y las interrelaciones territoriales.

La intención del Departamento de Obras Públicas es ampliar el segundo estudio para su aplicación a la línea internacional de Canfranc, una vez que el Gobierno de Aragón ya ha hecho pública la creación de una sociedad mixta para trabajar en su reapertura.

Se trata, tanto en el caso de la Travesía Central como del Canfranc, de estudiar las posibilidades de financiación y posterior explotación a través de una determinada figura jurídica.

Tras el Estudio Informativo ya realizado por el Gobierno de Aragón, la alternativa más viable de la Travesía Central discurre por el valle del Gállego, en la vertiente española (embocadura en el valle de Biescas), y Gave de Pau, en la zona francesa (desembocando en Pierrefitte Nestalas). Se cruzarían los Pirineos mediante un túnel de base de 41,7 kilómetros de longitud, aproximadamente bajo el macizo del Vignemale.

Parte de la plataforma discurriría por el actual trazado del ferrocarril Zaragoza - Canfranc, es decir; desde Zuera (origen del proyecto) hasta Huesca siendo la línea coincidente con la recientemente construida en ancho UIC. A partir de este punto, y una vez superada la futura circunvalación ferroviaria de Huesca, el nuevo eje se separaría de la línea de Canfranc para conseguir un trazado directo y con alineaciones rectas lo suficientemente aptas para la velocidad y calidad de explotación exigidas en la nueva línea. Este trazado exigirá proyectar dos túneles para atravesar la Sierra Caballera desembocando en el valle del Gállego a la altura de Caldearenas (la conexión en el punto final está situada en el entorno del P.K 87 + 330 del estudio previo).

Comentarios