La Diócesis Barbastro-Monzón prepara la toma de posesión del nuevo Obispo

El Arzobispo de Zaragoza, Mons. Elías Yanes, en su calidad de Arzobispo Metropolitano, presidirá en la Catedral de Barbastro el acto de toma de posesión de Alfonso Milián como nuevo Obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón, que tendrá lugar este domingo a las cinco de la tarde. Está prevista la participación de doce Obispos y de los Abades mitrados de los Monasterios de la Oliva, Leire y Poblet, además de los Vicarios generales de las Diócesis de Aragón, Presbiterio Diocesano y un número destacado de sacerdotes.

El Santo Padre nombraba a mediados del mes de noviembre al aragonés, Alfonso Milián Sorribas, Obispo Auxiliar de Zaragoza, nuevo obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón. La Diócesis de Barbastro-Monzón, debido al nombramiento, el 29 de mayo, de Juan José Omella como Obispo de la Diócesis Calahorra y La Calzada-Logroño, quedaba gobernada por Pedro Escartín, nombrado Administrador Diocesano por el Colegio de Consultores.

Nombramiento que ha supuesto para Alfonso Milián una ?gran alegría y emoción? por el vínculo que le une a esta diócesis con quien ha tenido la oportunidad de participar en diferentes jornadas parroquiales organizadas en Barbastro. Milián manifiesta ?el gran gozo que supone recibir el báculo pastoral de manos de Mons. Elías Yanes?

El mensaje que envía el nuevo Obispo a sus feligreses es de alegría y una gran emoción. ?Para ellos quiero ser amigo, hermano y padre, a los que tengo como amigos, hermanos e hijos, y a ellos me encomiendo con todo mi amor?. Milián quiere acoger ?con cariño y con valoración muy positiva todo lo que se hace en la Diócesis?. Quiere poner especial atención en el séntido de comunión y en el trabajo de los laicos.

Alfonso Milián nació en la localidad turolense de La Cuba el 5 de enero de 1939. Fue ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1962 y ordenado Obispo en la Basilica del Pilar el 3 de diciembre de 2000. Es licenciado en Teología Cataquética por la Facultad de Teología de San Dámaso( Madrid). Ha trabajado en parroquias rurales de la Diócesis, así como también en la capital. Ha sido delegado de Cáritas, consiliario diocesano del movimiento junior, delegado diocesano de apostolado seglar y de pastoral vocacional y consiliario de Manos Unidas.

Entre 1982 y 1990 ha sido Vicario Episcopal de la Vicaria IV y desde 1996 ha sido Vicario de la Vicaría II. En la actualidad pertenece a la Comisión Episcopal de Pastoral Social y es el Obispo Delegado de Cáritas Nacional. En Aragón tiene encomendada la misión de acompañar a Cáritas Regional y a la Comisión Regional de Misiones. Es el Consiliario de Manos Unidas para Zaragoza.

Comentarios