Abaratar los costes para los expositores, objetivo para la próxima edición de Antiqua

2004122019 Antiqua.jpg

El IV Salón de Anticuarios y Almonedas, Antiqua, se despide hasta el año que viene con ?buen sabor de boca?. Certamen por el que han pasado más de 3.500 personas, donde se ha constatado más visitantes de pago que con invitación. Para el comité directivo del Salón el resultado ha sido bueno desde el punto de vista de las ventas, ?y eso es lo que al final anima a los anticuarios a repetir?. El cambio de fecha y el ajuste de los presupuestos destinados al certamen son algunos de los asuntos que deberá estudiar el comité de cara a la próxima edición.

Luis Sánchez, director de esta cuarta edición del Salón, considera necesario estudiar el presupuesto que se destina al certamen, dada la difícil situación por la que atraviesa en estos momentos el sector de los anticuarios y almonedas. Una de las medidas, en este caso, sería reducir el precio del espacio expositivo, a la vez que revisar los gastos que asume la IFB, de forma que se pueda también aumentar el número de expositores.

La mayor afluencia de público se registró el domingo por la tarde. En esta nueva edición se ha visto incrementado la venta de cuadros y se ha mantenido un óptimo índice de ventas en joyería. Otras piezas a las que se les ha dado salida han sido las de decoración y las propias del coleccionismo: juguetes, molinillos, numismática, etc. La oferta de material de corsetería y mercería también ha despertado gran expectación.

Éste es el primer año que Luis Sánchez está al frente del Salón. Un reto que asumió con agrado debido a su gran afición a la restauración de muebles antiguos y que le ha permitido disfrutar de la feria desde otro punto de vista ?muy diferente al que estaba acostumbrado?. Así mismo, reconoce la labor desempeñada por el resto de las personas que conforman la IFB, que se han volcado en la realización del certamen.

A pesar de todo, Sánchez se muestra satisfecho con el resultado de esta cuarta edición, donde además de coincidir con la celebración de un certamen similar en Madrid, veinte expositores es un buen número ?si bien, -explica Sánchez-, se podría haber ampliado un poco más el espacio expositivo?.

Cambio de fecha

De las encuestas realizadas a los expositores, una de las sugerencias más habituales ha sido la de alejar las fechas de celebración de Antiqua de la Navidad; aspecto que la dirección del certamen ya ha valorado, fijándolas para principios de diciembre de 2005. En cuento a la valoración de los servicios de la IFB, la limpieza del recinto es la que ha recibido una nota más elevada, seguido del trato recibido por el personal de la feria y del servicio eléctrico y montaje de los stand.

Comentarios