Cartas al director: Lo que queda de año

Rodolfo Aínsa, senador del PP por Huesca

El futuro político nos sitúa como fecha clave más inmediata la del 20 de febrero, referéndum de la Constitución Europea. A pesar de que este Gobierno no ha hecho nada todavía por impulsar sus ventajas y contratiempos ?para votar en libertad y con conocimiento-, los populares, con nuestro presidente Mariano Rajoy al frente, ya estamos explicando el ?sí? por todos los rincones de España. Por lo demás, el año que se terminó puede calificarse, sin duda, como el año más negro de nuestra vida. El atentado del 11-M ha condicionado nuestra existencia para siempre. Las elecciones del 14-M dieron el triunfo el Partido Socialista, pero Rodríguez Zapatero y sus palmeros lo han convertido en una máquina de ingeniería para el acoso masivo contra el Partido Popular.

Nunca como ahora España ha estado tan crispada por la rendición preventiva que el señor presidente ha impregnado en todas las esferas y direcciones de la vida nacional.

Lo que queda del año es esa denuncia de Pilar Manjón y Francisco José Alcaraz para que no se utilicen las víctimas ?todas las víctimas- como arma arrojadiza. La maratoniana presencia del ciudadano Zapatero ante la comisión del 11-M tenía dos objetivos estratégicos: uno, enterrar a J. M. Aznar por haber demostrado que no mintió en las fechas de la matanza de Madrid y, dos, dar cerrojazo para siempre a la verdad, a toda la verdad y nada más que a la verdad. El PP es la única fuerza política que ha insistido en continúe abierta. ZP no dio razones, sino excusas. Los agujeros negros de aquella jornada no se resuelven con la política del avestruz.

Estos últimos nueve meses han servido para desvelar la verdadera cara ?el talante real- del socialismo. Nos encontramos ante una impostura sin precedentes. Bajo la sonrisa etrusca del señor presidente se esconde un radical que tiene como fijaciones la guerra civil, la Iglesia católica como origen de todos los males y una obsesión enfermiza por el poder. Este no es el socialismo de rostro humano de Julián Besterio, sino el socialismo oportunista del ?tenebroso? Largo Caballero. De ahí, que los enemigos ya están definidos: el PP, los EEUU, la Conferencia Episcopal y la Justicia. En las relaciones exteriores, hemos cambiado a Londres y Washington por Caracas y La Habana. Lo de Gibraltar, al otorgarle voz y veto es, sencillamente, humillante. Lo del Sáhara, indignante y nuestro desprestigio en la UE nos va a costar 7.000 millones anuales. Alguien lo definió como la rendición preventiva. Es decir, cedemos en todos sin luchar. Entreguismo por palmadas en la espalda. Y así nos va. Tenemos un presidente cansado que, además, -y sin hablar idiomas- pide en Túnez a todos los países democráticos que salgan de Irak. Y luego habla de coraje de los españoles. De los españoles, sí y del Ejército; no el del gobierno. Pero lo más grave de estas rendiciones las está practicando dentro. Su falta no ya de convicciones, sino de principios le hace ser rehén permanente de ERC, de IU, del Mixto y del PNV. ¡Vaya socios! Justo los que no creen en la unidad de España. A las propuestas anticonstitucionales de Ibarretxe y Maragall acaba de añadir la del PSE en el País Vasco. Un Plan "Ibarretxe 2" bajo el eufemismo de Comunidad Nacional. ¿Han olvidado ustedes que los Estatutos de Autonomía solo necesitan 176 votos en el Parlamento? Morajela: Al día siguiente La Carta Magna está dinamitada. ¿Cuál será su reacción? Culpar al Partido Popular de no permitir sus reformas progresistas. Ya le vimos el talante ?y el talento- en el Senado cuando tachó los términos ?nación? y ?nacionalidad?, de discutidos y discutibles. ?Usted es un fundamentalista?, increpó a nuestro portavoz y presidente Pío García Escudero. La respuesta lo dice todo.

En los temas importantes, educación, empleo, sanidad, vivienda, pensiones, inmigración, etc., cero Zapatero. La dimensión de este Gobierno se refleja con claridad en la modificación de la Ley del Consejo General del Poder Judicial para utilizarla este enero y en los Presupuestos Generales del Estado, dos leyes orgánicas aprobadas con ?forceps? en el Congreso con sus socios independentistas. Ya ha levantado el veto para que a Ibarretxe le salga gratis total celebrar un referéndum ilegal; ahora le queda legalizar a Batasuna para que se presente a los comicios de primavera. Para todas estas tropelías que rompen España, que no cuente con el PP ni con los diez millones de votos que nos otorgaron los españoles en las últimas elecciones generales. En todo caso, feliz año nuevo.

Comentarios