2004, año de alta producción agraria y bajos precios

2004122424 agricultura.jpg

En círculos agrarios se utiliza la palabra ?complicado? para calificar el año 2004. Por los precios, tanto de las producciones como del gasóleo, por la incertidumbre existente con la reforma de la PAC y por las dudas en torno a proyectos de regulación hídrica como Santaliestra y Biscarrués. En el año 2005 se tendrá que dar luz a cuestiones como la aplicación de la nueva Política Agrícola Común (a partir del 1 de enero de 2006) y a las obras del Pacto del Agua.

El ejercicio que termina ha deparado altas producciones en todos los sectores, especialmente en los cultivos de verano, como maíz, alfalfa y arroz. Una de las excepciones es la almendra, cuya cosecha se perdió ya de inicio con las heladas a destiempo del pasado invierno.

Los precios han sido el gran handicap de esta temporada agraria. Por una parte, los de las producciones. Han sido muy bajos en opinión de los agricultores. Por otra parte, los del gasóleo. Se llegaba a convocar movilizaciones por la escalada continua de precios.

En materia administrativa; la nueva PAC ha traído numerosos quebraderos de cabeza a los profesionales del campo, ante las dudas existentes sobre su aplicación a partir del 1 de enero de 2006. Las organizaciones agrarias apuntan que se va a generar mucha burocracia, que se va a desmotivar al sector y que se va a reducir la renta.

El año 2004 ha supuesto la derogación del trasvase del Ebro y, en cuanto a las obras del Pacto del Agua, ha servido para dictaminar, en el marco de la Comisión del Agua de Aragón, que Yesa se recrezca hasta la cota intermedia superior. En el caso de San Salvador se apuesta por su fórmula optimizada, es decir, con un aumento de su capacidad de almacenamiento que lo convierte en alternativa de Santaliestra. Queda pendiente un pronunciamiento sobre Santaliestra (si bien desde el Ministerio de Medio Ambiente ya se apuntó que esta obra estaba ya abandonada en los planes del Gobierno central) y Biscarrués.

Comentarios