La empresa Brilén estudia una reestructuración en la sección de filamento

2004122424 Brilén-Ampliación.jpg

Debido a la eliminación de los aranceles en Europa, a partir del 1 de enero, numerosas empresas europeas se están viendo afectadas por la crisis que atraviesa el poliéster y la competencia del mercado chino, lo que está obligando a las plantas a reducir el personal, debido al descenso de carga de trabajo. Situación que también ha afectado a la planta barbastrense Brilén que, en estos momentos, está estudiando la reestructuración de personal en la sección de filamento.

El consejero delegado del grupo SAMCA ha mantenido una reunión con el comité de trabajadores con el fin de explicar que, debido a la competencia del mercado oriental en la fabricación de poliéster, numerosas plantas europeas se están quedando sin carga de trabajo, lo que está obligando a realizar una reestructuración de las secciones que se encargan de su producción.

Reestructuración que se realizará de forma progresiva a partir del 7 de enero, según ha explicado el presidente del comité de trabajadores de la planta barbastrense, Javier Arnal, y que afectará a cerca de cincuenta personas, de las cuales 30 son de contrato temporal, pertenecientes a ETT, y el resto es personal que deberá negociar el convenio con la empresa para conseguir la jubilación por contrato de relevo.

La negociación del convenio está previsto que comience a principios del mes de enero. La crisis por la que atraviesa el poliéster ha obligado a la empresa Brilén a reducir la producción de 6.000 a 4.500 toneladas. En la actualidad, la planta barbastrense ha iniciado la actividad en la ampliación que ha llevado a cabo el Grupo SAMCA, en la que trabajan en estos momentos cerca de 45 personas. Iniciativa que duplicará la capacidad de producción de PET, que llegará a las 250.000 toneladas, convirtiéndose así en el primer fabricante de toda la península Ibérica y en el cuarto fabricante europeo, detrás de los grandes grupos multinacionales y petroquímicos del mundo.

La inversión alcanza los 84 millones de euros, de los cuales una parte corresponde a las aportaciones que ha realizado el Gobierno de Aragón. La plantilla actualmente está formada por 370 trabajadores. Durante el tiempo que ha durado el montaje de las nuevas instalaciones se han generado un total de 200 puestos de trabajo.

Comentarios