Josan Montull ha vuelto a trabajar con los salesianos en Monzón

2004122727 montull.JPG

Tras una experiencia en Lérida, que califica de terrible, el salesiano oscense Josan Montull, que en el mes de agosto hubo de abandonar la parroquia de María Auxiliadora, enviado por su orden a una casa de jóvenes problemáticos en Lérida, ha dimitido y, temporalmente, se encuentra en Monzón, con jóvenes y dando clases en el colegio Salesiano.

El pasado mes de agosto, Montull, que era párroco de la iglesia de Mª Auxiliadora y director de la Comunidad Salesiana en Huesca se involucró en un proyecto en Lérida, en lo que se denomina ?Casa don Bosco?. Allí, vivía en un hogar, ubicado en un barrio conflictivo, con cinco jóvenes con problemas judiciales y con necesidades Educativas Especiales. Sin embargo, los graves problemas que presentaba y causaba uno de ellos le hicieron enfrentarse directamente con la administración de la Generalitat, con quien han surgido grandes discrepancias sobre la forma de actuar. En un momento dado, las diferencias fueron talles, que Josan Montull acabó denunciando a la propia administración catalana, que cuestionó varias decisiones que el salesiano había tomado. Finalmente, las diferencias llegaron a tal extremo, que Montull acabó presentando la dimisión.

Por el momento, el ex párroco de Mª Auxiliadora ha sido trasladado a Monzón, donde prevé pasar este año, dando clases en los Salesianos, y colaborando con la iglesia y los jóvenes. Sin embargo, no está todavía claro su futuro y se encuentra a la expectativa de ver qué decisión se toma con él. En todo caso, Josan Montull considera que es una lástima haber terminado así, después del dolor que les costó, tanto a él como a todos sus parroquianos, la separación que sufrieron el pasado verano.

Comentarios