Embalse de Montearagón: Una década de obras

El embalse de Montearagón afronta un año decisivo para la culminación de sus obras de construcción. Colocaba la primera piedra de este proyecto el ministro socialista Josep Borrell. Era abril de 1995. Desde entonces se han alternado los periodos de trabajo con los de paralización de las obras. El último empuje y, parece, definitivo es éste en el que nos encontramos. Se retomaban los trabajos una vez finalizado el verano y se espera que durante el ejercicio 2005 termine la construcción de la presa. El presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, José Luis Alonso, así lo ha anunciado. Visitará las obras este jueves, 30 de diciembre. También se desplazará hasta el Ayuntamiento de Huesca y recorrerá las riberas del Isuela, acompañado del alcalde de la ciudad, Fernando Elboj.

La regulación del río Flumen ha tenido a lo largo de la Historia varios fracasos: Belsué, Cienfuéns,... incluso se llegaba a plantear en varias ocasiones regular el río en el Salto de Roldán. Lucien Briet ya calificó este proyecto como atentado de lesa majestad contra uno de los parajes más bellos de la provincia de Huesca.

En el último tercio del siglo XX se empezó a trabajar en el proyecto de regulación en Montearagón. En 1987 el Consejo de Gobierno de la DGA adjudicó la realización del proyecto del embalse a la empresa INITEC. En 1990 se intentó que el Gobierno central hiciera suya esta obra que se incluiría dos años más tarde en el Pacto del Agua de Aragón. El Boletín Oficial del Estado publicó en 1993 el anuncio de licitación de las obras, trabajos que comenzaron dos años más tarde.

Desde entonces muchas incertidumbres se han cernido sobre esta construcción. Incluso tuvo que modificarse el proyecto estando las obras paralizadas durante un largo periodo. Otro parón se producía hace escasos meses, roto en otoño, momento en el que tras un acuerdo con NECSO se retomaron los trabajos para poder terminar en 2005. Entonces llegará el periodo de pruebas que se prolongará durante 2 ó 3 años.

Montearagón almacenará 52 hectómetros cúbicos de agua, que servirán para abastecimiento de agua para la ciudad de Huesca, para consolidar y ampliar la zona regable de su área de influencia y para mantener el caudal ecológico del río Flumen.

Comentarios