Tradiciones de la Noche Vieja en el Alto Aragón

2004123030 nochevieja.jpg

Las doce campanadas señalarán el comienzo de un nuevo año al mismo tiempo que se toman las uvas, se brinda con champán y llueven las felicitaciones. Este rito permanece con el paso de los años a diferencia de otros festejos y celebraciones que eran tradicionales en los pueblos. Surgió a principios de siglo, en la noche vieja oscense del año 1916.

El primer día del año era costumbre en muchos lugares que los niños pasaran por las casas pidiendo el cabo de año preguntando ¿Dan cabo d´año?. En Esplús los niños cantaban en cada puerta la misma canción: ?Guilletas de cabo de año, pan y vino para todo el año, y el que no os quiera dar, buena caguera le dé hasta el día de la candelera?.

Por el sobrarbe iban a buscar las lilas, los ahijados pedían a sus padrinos el aguinaldo. En Robres, el día de año nuevo todos los zagales y mocetas acudían a casa de la madrina que les guardaba la colación consistente en una cesta llena de golosinas: guirlaches, tocinetes de mazapán, perniles de mazapán, frutos secos. Pero previamente el día 31 es también el día de San Silvestre, y es noche de brujas al igual que la Noche Buena.

SUPERSTICIONES PARA RECIBIR EL NUEVO AÑO

Las supersticiones también marcan la última noche del año, muchos consideran que comenzar bien el año marcará una época de felicidad y bienes. Para ello, a las doce de la noche, antes, durante o después de las campanadas los ritos se suceden:

Sacar las maletas a la puerta de la casa, le traerá muchos viajes.

Sentarse y volverse a parar con cada una de las doce campanadas, trae consigo matrimonio.

Recibir el año nuevo, con dinero dentro de los zapatos, le dará muchísima prosperidad económica.

Para tener mucha ropa nueva, usted debe usar la ropa interior al revés la noche del treinta y uno.

Utilizar ropa interior roja, le hará encontrar el amor de su vida.

Utilizar ropa interior amarilla, le traerá mucha felicidad y alegrías.

Comer una uva (con cada campanada) a la vez que pide un deseo, hará que todos se le cumplan.

Comer una cucharadita de lentejas, traerá prosperidad para todo el año entrante.

Comentarios