Sequía y hielo, paradojas del invierno en el Alto Aragón

200502011 Esteban Andrés.JPG

La provincia de Huesca entra en el mes de febrero con la sequía y las heladas como protagonistas. En algunos puntos del Pirineo se tiene que abastecer a las localidades por medio de cisternas, ya que el hielo ha inutilizado las conducciones. La ausencia de precipitaciones está afectando a manantiales y acuíferos. Ibort, Bara, Yebra de Basa, Orús, Latas, Arraso, Javierrelatre,... son algunos ejemplos. Como ejemplo de ausencia de precipitaciones está Huesca capital: En el mes de enero cayeron cero litros por metro cuadrado. También en el llano, en los sistemas de riego se han producido problemas por el hielo.

En el sector primario hay preocupación por la evolución que pueden seguir los cultivos de invierno (cebada y trigo) y porque se acerca el inicio de la campaña de riego (será en marzo cuando comience) estando los embalses al 50 por ciento, muy lejos de lo que fue el año 2004 (por estas fechas estaban prácticamente al cien por cien). Las comunidades generales podrían establecer cupos para el reparto del agua.

Las organizaciones agrarias empiezan a tomar posiciones y, de hecho, ASAJA Aragón ya ha solicitado la convocatoria de la Mesa de la Sequía y la Permanente Sindical. La petición se ha dirigido al departamento de Agricultura del Gobierno de Aragón.

UAGA, por su parte, solicita al Ejecutivo autónomo que amplíe hasta el 50 por ciento la retirada voluntaria de tierras, tanto en secano como en regadío, ante las afecciones de la sequía.

Respecto al nivel de reservas hídricas destaca que de nuevo el embalse de Vadiello, del que se abastece la ciudad de Huesca, se encuentra al 25 por ciento de su capacidad total de almacenamiento. Cuenta con 4 hectómetros cúbicos de agua.

Comentarios