FEACCU continúa trabajando en el proyecto transfronterizo “Red de casas canguro”

El presidente del Conseil Général des Hautes Pyrénées, François Fortassin y la presidenta de FEACCU-Huesca, Trinidad Valdovinos, han firmado el proyecto de ?Red de casas canguro? que se ha presentado para ser incluido en el Interreg IIIA que Francia y España desarrollan entre los años 2000 y 2006. El documento ahora sigue su tramitación y, en el caso de ser aprobado definitivamente, contaría con financiación del IAM junto a la de FEACCU-Huesca.

El socio francés de este proyecto es el Service de Protection Maternelle et Infantile (PMI) du Conseil Général des Hautes Pírense, responsable del proceso de creación, control y animación de las casas canguro en el citado departamento. El objetivo es formar y preparar a las futuras cuidadoras ?que allí se llaman asistentes maternales- y favorecer la creación de asociaciones en las que intercambiar sus problemas comunes o encontrar familias que demandan el servicio.

FEACCU-Huesca pretende con este proyecto aunar dos conceptos importantes en buena parte de nuestra provincia: turismo y familia. A partir de la experiencia acumulada con el programa Equal y el trabajo realizado por el citado servicio departamental francés, se busca formar cuidadoras, crear una red de casas canguro y realizar estudios de diverso tipo que configuren en un código de buenas prácticas que sirva a un lado y otro del Pirineo y sea el germen de una futura reglamentación de esta actividad en España.

El objetivo de la iniciativa es cooperar de manera práctica y activa a una triple necesidad: el desarrollo turístico altoaragonés, la promoción de la mujer joven del mundo rural y la reinserción laboral de mujeres de más de 45 años.

Este servicio de ?casa canguro? se caracteriza por ser una forma operativa de facilitar la práctica del turismo rural en zonas de esquí y veraneo. Sería un servicio de proximidad para la familia con atención a la pequeña infancia y una medida práctica para facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral en el medio rural. Igualmente, facilita el asentamiento de población en el medio rural.

Se trata de un servicio flexible prestado por las necesidades laborales o de formación de los padres, con un máximo de cinco niños o niñas en cada casa, según las edades. Las personas beneficiarias serían, por un lado, las familias jóvenes del mundo rural, y por otro, las cuidadoras. Igualmente, las familias visitantes podrían hacer uso de este servicio.

Para desarrollar este proyecto se aprovecha la experiencia española del programa Inserta y la de los socios franceses en este tipo de actuaciones. Se ofrece un nuevo servicio que mejora y complemente la oferta turística altoaragonesa. Además, se trata de, junto a las experiencias europeas ya conocidas, elaborar un documento de referencia que sea la base para redactar la normativa de este tipo de servicios de proximidad a la familia y la pequeña infancia.

En principio, se ubicarían en lugares turísticos de la provincia como los valles pirenaicos o la sierra de Guara. El puesto de cuidadora crea autoempleo y la mujer que utilizara la casa canguro puede acceder o regresar al mercado laboral. El interés de los socios del proyecto es que pueda ser exportado a otros territorios pirenaicos y del resto de Europa.

Comentarios