La Laguna de Sariñena, principal atractivo en el Altoaragón en el Día Mundial de los Humedales

200502022 Laguna.JPG

El Día Mundial de los Humedales se conmemora este miércoles, 2 de febrero. En Aragón, la superficie total de humedales ronda las ocho mil hectáreas. Los más atractivos son la Laguna de Sariñena, la de Gallocanta y la Reserva Natural de los Galachos del Ebro.

La Laguna de Sariñena cuenta con la mayor colonia de avetoros de la península. Según un estudio realizado por el Departamento de Medio Ambiente durante el año 2003, se han llegado a contar hasta 15 ejemplares, lo que le convierte en la mayor colonia de la península. El censo de toda España se calcula en unas 35 parejas. Otros lugares donde habita esta especie son el Delta del Ebro, las marismas del Guadalquivir y Aiguamolls de l'Empordà.

Dadas las dimensiones de la laguna de Sariñena, se estima que este humedal, ubicado en los Monegros de Aragón, es el que cuenta con una de las mayores densidades de estos ejemplares en la Unión Europea. El avetoro está catalogado en España como en peligro de extinción, y también tiene esta categoría dentro del Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón, según decreto del año 95.

La laguna de Sariñena (Huesca) fue declarada Refugio de Fauna Silvestre por el Gobierno de Aragón en 1995. Tiene una superficie de 204 hectáreas y un perímetro cercano a los ocho kilómetros. Su profundidad oscila entre los 50 y los 225 centímetros. En los últimos 25 años, se han observado 231 especies, de las que 110 pertenecen al medio acuático.

El avetoro común es uno de las cuatro especies de avetoro que existen en el mundo. Se trata de un ave zancuda, especie de garza, de hasta 75 centímetros de altura. Durante la época de reproducción precisa unas densas y amplias extensiones de carrizo para ubicar su nido, así como plataformas que emplea el macho para defender su territorio. El macho del avetoro es polígamo. La hembra es la única responsable de la construcción del nido, la incubación y el cuidado y alimentación de los pollos. Las puestas son de entre 3 y 7 huevos. Para alimentarse, precisa zonas con agua poco profunda y remansada, próximas al carrizo. Su dieta está basada en peces, anfibios, reptiles, invertebrados acuáticos, moluscos, arañas, e incluso pequeños mamíferos.

Uno de sus rasgos más característicos es el canto: cada ejemplar macho posee un patrón muy característico de reclamo. El sonido que emite durante la época de celo recuerda al mugido de un toro, circunstancia a la que debe su nombre.

OTROS HUMEDALES ARAGONESES

El humedal más extenso de Aragón es el Refugio de Fauna Silvestre de la Laguna de Gallocanta, que pertenece a la red mundial RAMSAR desde el año 94. Se trata de una zona húmeda considerada de importancia internacional para aves acuáticas, al haberse convertido en un lugar imprescindible de invernada de especies migratorias protegidas y de cría o nidificación de muchas otras de interés. El ave más característica de este refugio es la grulla, que acude en inmensas bandadas ofreciendo un bello espectáculo. Además, se han citado más de 220 especies de aves, de las que 100 nidifican de modo más o menos irregular. También existen especies vegetales endémicas de esta cuenca como es el caso de la interesante Puccinellia pungens.

La Reserva Natural de los Galachos de la Alfranca de Pastriz, La Cartuja y el Burgo de Ebro representa el rico ecosistema ribereño de los antiguos meandros del Ebro, abandonados por las fuertes crecidas del río. Son 777 hectáreas, que cuentan con elementos de interés como los sotos y zonas húmedas, con una importante colonia de garzas y anátidas. Estos espacios naturales se han convertido en magníficas aulas al aire libre, en las que se desarrollan programas de educación ambiental.

Comentarios