La basílica de San Lorenzo, a la altura de su patrón

200502033 Visita San Lorenzo2.JPG

La iglesia registraba este jueves un lleno total para asistir a la inauguración, llena de satisfacción, de la tercera fase de las obras, que han correspondido a la restauración de las fachadas, sobre todo la principal, y la torre. Muchos fieles acudían para presenciar este acto de acción de gracias, que estaba presidido por el Obispo de la diócesis, el presidente de Aragón y el alcalde de Huesca. Estas obras han costado un millón y medio de euros, y han sido financiadas por la DGA, el ayuntamiento de Huesca, la CAI, el Obispado de Huesca y aportaciones de los fieles.

Otras muchas autoridades civiles, militares y religiosas participaban en el acto, en el que, el arquitecto responsable de la rehabilitación ha explicado todos los pasos que se han seguido. Posteriormente, tomaban la palabra los responsables de las instituciones con cuya aportación económica se han financiado las obras. La satisfacción era evidente en todos ellos. El párroco de San Lorenzo, Manuel Malo, agradecía a todos los que han colaborado en estosrabajos. Cuando él fue nombrado párroco, las obras ya estaban en marcha, pero se mostraba contento de su finalización, porque han provocado más de una incomodidad.

El Obispo de Huesca, Jesús Sanz, calificaba de hermosa la unión de competencias, fuerzas y talento para restaurar este patrimonio que, en su opinión, debe estar abierto a la sociedad. Él también llegó a Huesca cuando las obras casi estaban ya terminadas, por lo que mostraba gratitud a quienes han ayudado en este restauración.

El alcalde de Huesca, Fernando Elboj, calificaba este acto de acontecimiento local importante, recordando que la basílica es un punto de referencia especial para entender la vida de Huesca. Además, aseguraba que, en materia de patrimonio histórico-artístico, la restauración es una cadena interminable, que no hay que dejar. En cuanto a polémicas pasadas, Elboj quería pasar página y recordaba a todos los anteriores alcaldes que lo precedieron y su colaboración continua con el Obispado de Huesca.

Finalmente, el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, recordaba que con este acto se recuperaba un punto de referencia fundamental para todos los oscenses, creyentes o no, dentro de una sociedad que quiere convivir. En su opinión, era imprescindible participar en esta restauración.

El presidente de Caja Inmaculada, Fernando Gil, recordaba la colaboración financiera de esta institución como un paso más dentro de la atención continuada y preferente que, a través de la obra social y cultural, dan al patrimonio aragonés. En este caso, el esfuerzo compartido, decía, ha sido posible, provechoso y necesario.

Tras las palabras de las distintas autoridades, se celebraba un acto religioso de acción de gracias, con dos cantos, una pequeña lectura, y la homilía del Obispo, quien finalizaba pidiendo la protección de San Lorenzo y que las campanas no dejen de tañer para anunciar buenas nuevas. Preciamente, a la salida de la basílica, donde se ha finalizado bendiciendo de nuevo el templo, las campanas repicaban sin parar.

Comentarios