Iker Ozcoidi y Josep Domingo se juegan en Pirena el puesto de mejor español

200502033 Pirena.JPG

La etapa de este viernes en La Rabassa (Andorra) será clave para decidir cuál será el español mejor posicionado en el podium final de la decimoquinta edición de Pirena 2005- Gran premio Affinity Advance.

El navarro Iker Ozcoidi (Affinity Advance/ Andorra) y el catalán Josep Domingo (Affinity Advance/ Danler) estan separados por sólo 30 segundos antes de la etapa nocturna de Grandvalira-El Tarter (18 Kilómetros de circuito marcado y con muchos desniveles).

Al margen del liderato en la general del alemán Heinrich Stahl (Agua de Veri/ Bento Kronen/ Toko Pet), y que saca casi media hora a sus rivales más directos, los dos mushers españoles están viviendo una Pirena muy intensa donde las diferencias en la general entre ellos es mínima, y donde todo se decidirá en la penúltima etapa de esta edición de la Ruta Blanca de los Pirineos. Josep Domingo (48 años y cuarto clasificado en la edición anterior) espera que en La Rabassa se pueda correr una etapa larga para poder sacar tiempo a Ozcoidi que se está mostrando muy fuerte en las etapas más cortas. El navarro (23 años, y segundo en la edición del 2004) tiene unos perros muy rápidos, y en las etapas cortas y veloces puede sacar más partido de su juventud y de la fuerza que tiene.

La rivalidad entre los dos mushers es tan intensa como deportiva, y prueba de ello es el gesto de Ozcoidi, que en la 12ª etapa (Gran Valira-Grau Roig), salto del trineo para ayudar a Domingo que había roto una cuerda de su tiro a 5 metros de haber iniciado su recorrido. Los dos están dando mucha emoción a la carrera, y ni los más veteranos de Pirena se atreven a hacer un pronóstico claro de quién ocupará el segundo lugar del cajón final.

En la categoría de Skijoring, el liderato de la checa Jana Porubska (Sopinstant/ Daikin/ Ford Homolka/ Manmat) es sólido y no parece que pueda perder la oportunidad de convertirse en la primera mujer en ganar una Pirena. En esta decimoquinta edición, la falta de nieve en las primeras etapas, y el mal tiempo y el exceso de nieve en las últimas, ha ocasionado muchos problemas de adaptación a los perros y a los mushers. Estos problemas han aumentado el nivel competitivo de la carrera, ya que los equipos han tenido que dar lo mejor de sí mismos para poder arrancar segundos al cronómetro.

Comentarios