El Departamento de Medio Ambiente pide a los agricultores que extremen las precauciones en las quemas

El Departamento de Medio Ambiente ha pedido a los agricultores que extremen las precauciones en las quemas, ante el alto número de incendios forestales que se están registrando durante el invierno, debido a las condiciones climatológicas de frío, sequía y fuertes vientos. En lo que llevamos de año, se han producido 43 incendios en Aragón, que han afectado a 62 hectáreas, de las que 13 son arboladas. De estos 43 incendios, 23 se han originado por negligencias relacionadas con quemas agrícolas. Estos dados contrastan con la media de los años 95-2004, en los que se apuntan 5,3 incendios y 8,2 hectáreas totales de media

No obstante, la rapidez de los medios contra incendios del Gobierno de Aragón han posibilitado que sólo 2 de los 43 incendios hayan superado las 5 hectáreas. Este invierno, por primera vez, está operativo un helicóptero con su brigada helitransportada, con sede en Alcorisa, y que actúa en toda la Comunidad Autónoma.

FACTORES CLIMATOLÓGICOS

La actuación situación de prolongada sequía invernal y fuertes heladas contribuye a desecar la vegetación, lo que junto al persistente viento, incrementa el riesgo de incendio causado por negligencia en las quemas. Por ello, el Gobierno de Aragón recuerda la existencia de una norma a seguir en las quemas autorizadas, y pide que se extremen las precauciones en la utilización del fuego.

La Orden de prevención y lucha contra los incendios forestales es de aplicación a todos los terrenos forestales, así como los destinados a cualquier uso que estén incluidos en la franja de 400 metros alrededor de aquellos últimos.

La norma, además de definir temporalmente una época de peligro, regula la utilización del uso del fuego en el aire libre, tanto con fines agrarios, como con fines lúdicos. En este sentido, se destacan a continuación sus indicaciones más relevantes, en el contexto de los días de elevado riesgo en que nos encontramos:

-Disponer de autorización expresa o notificación previa, en función del tipo de restos vegetales a quemar, su continuidad y la época de ejecución de las mismas.

-Habilitar una faja sin combustible vegetal de anchura suficiente, alrededor de la zona a quemar, para evitar la propagación del fuego.

-Comunicar a los colindantes y al Agente de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Aragón de la demarcación la previsión de realización de la quema.

-Realizar la quema entre una hora antes de la salida del sol y hasta una hora antes del ocaso.

-Quemar únicamente en días sin viento; suspender la quema si las condiciones empeoran.

-Vigilar permanentemente la zona hasta que el fuego esté totalmente apagado y no haya brasas.

-Disponer todas las medidas oportunas para evitar la propagación y asumir la responsabilidad que se pueda derivar de los daños que se ocasiones como consecuencia de la quema.

En cuanto se advierta un incendio, se debe intentar su extinción con la máxima urgencia, en la medida que lo permita la distancia al fuego, la intensidad del mismo y las condiciones personales o aptitud. En todo caso, es sumamente importante avisar con la debida diligencia al Agente para la Protección de la Naturaleza, Alcaldía o agente de la autoridad más próximo, o bien llamar al teléfono gratuito 112 de SOS-Aragón, contactar con los Servicios Provinciales de Medio Ambiente o con el Parque de Bomberos más próximo.

Comentarios