Se pone en marcha el servicio de recogida de cadáveres animales

200502044 cadáveres.JPG

Se pone en marcha este sábado el servicio de recogida y transporte de cadáveres animales. Se inicia la aplicación en la Hoya de Huesca, Los Monegros, La Litera y Bajo Cinca. A partir del 1 de enero de 2006 toda la Comunidad Autónoma contará con un servicio público de recogida de animales muertos en las explotaciones ganaderas. Hasta esa fecha 12 comarcas dispondrán del mismo. Aragón se convierte en la primera Comunidad cuya Administración gestiona el sistema.

Cinco Villas, Ribera Alta del Ebro, Valdejalón, Zaragoza, Ribera Baja del Ebro, Campo de Cariñena, Campo de Belchite, Hoya de Huesca, Los Monegros, Bajo Cinca, La Litera y Bajo Martín serán las doce comarcas aragonesas en las que, a partir de mañana, se pondrá en marcha el servicio público de recogida y transporte de cadáveres animales de todas las especies ganaderas en las diferentes explotaciones ubicadas en cada una de ellas.

La medida ha sido presentada por la directora general de Alimentación del Gobierno de Aragón, Eva Crespo, y el director gerente de la Sociedad de Infraestructuras Rurales Aragonesas (SIRASA), José María Sallán. Ambos han destacado las ventajas y beneficios que, para todos los ganaderos, supondrá la aplicación de un servicio cuyo carácter público convierte a Aragón en la primera Comunidad de España en disponer del mismo. ?Cataluña y Valencia ya llevan años contando con un servicio de recogida y transporte de reses muertas, aunque es realizado por empresas privadas cuyas tarifas han de ser negociadas con los propios ganaderos cada vez que éstos requieren de sus servicios?, ha indicado Sallán.

El precio único que se establezca evitará que las más remotas y, por tanto, las que más problemas tienen para su desarrollo, paguen más por el mismo servicio que las más céntricas?. El calendario previsto para su total implantación empezó en 2004 para todas las explotaciones de bovino, lo que supone el 6% de las granjas totales de la Comunidad.

A partir de este sábado se recogen los cadáveres de todas las especies en el 58% del territorio aragonés y, desde el uno de enero de 2006, el servicio se extenderá por todo Aragón. En total, casi 8.700 granjas se verán beneficiadas de este servicio. No obstante, a pesar de que el aviso de la presencia de algún animal muerto es obligatorio, durante 2005 quedarán exentas del mismo aquellas explotaciones de ovino y caprino con menos de 400 cabezas, y en las que el cadáver no supere los 20 kilos, las cunicultoras con menos de 400 reproductoras y las granjas avícolas cuyas cifras de broiler y ponedoras sea menor a, respectivamente, 15.000 y 20.000.Según Crespo, ?esta normativa evitará enterrar unos setenta millones de kilos de cadáveres al año y permitirá la defensa de un sistema ganadero moderno y con todas las garantías sanitarias?.Todos los animales retirados serán transportados hasta alguna de las dos plantas autorizadas para tal fin que se ubican, respectivamente, en las localidades de Muel (Zaragoza) y Zaidín (Huesca). En ellas, los cadáveres serán transformados en harinas mediante un proceso controlado y se gestionará su posterior destrucción.

EL abaratamiento de los costes del servicio vendrá a través de la contratación de un seguro especial. Los ganaderos no estarán obligados a acogerse a dicha póliza, aunque sí a dar aviso al 976 20 70 60 cuando se les muera alguna res. Una vez se realice la llamada telefónica, SIRASA se compromete a retirar el cadáver en un plazo máximo de 48 horas.

La posesión de contenedores en los que depositar el animal en cuestión será también obligatoria para todas las granjas, pudiendo ser éstos de cualquiera de los dos tipos existentes. Los normales tendrán un precio aproximado de 380 euros y los refrigerados de 650 euros.

Comentarios