Max, uno de los míticos dibujantes de El Víbora, es el autor del cartel del festival de cine de Huesca

2005020606 cartel cine.jpg

Francesc Capdevila, más conocido como Max en el mundo del comic y la historieta, es el autor del cartel anunciador de la próxima edición del festival de Cine de Huesca. La obra recoge una viñeta en la que un espectador está viendo una película.

Explica el Director del Festival, José María Escriche, que el cartel sorprende por su contenido y su fuerza.

Desde sus inicios el Festival encarga directamente la elaboración del cartel a reconocidos diseñadores. Entre la lista de autores algunos tan importantes como Peret, Ana Juan, o el Premio Nacional de diseño, Isidro Ferrer; lista a la que ahora

se une Max.

Biografía de Max

El trabajo como ilustrador de Max abarca desde el comic hasta los carteles, libros, revistas y discos, lo que le ha convertidole han convertido en un ilustrador de reputación internacional. Entre sus trabajos más importantes destacan portadas para The New Yorker Magazine (USA), el diseño de un reloj Swatch (1997), la creación de la mascota del centenario del F.C. Barcelona (1998) y la realización de un corto de animación de la serie Microfilm (Canal Cinemanía, 1999) que fue premiado con un Launs en el 2000. Su trabajo como ilustrador de libros infantiles le ha valido diversos premios, entre los que destaca el Premio Nacional de Ilustración del libro infantil y juvenil concedido por el Ministerio de Educación y Cultura en 1997.

"Max", empieza a dibujar historietas en 1973 tomando parte del colectivo El Rollo. En 1979 forma parte del equipo fundador de la ya histórica revista "underground" El Víbora, en la cual ha publicado la mayor parte de su obra hasta principios de los 90.

En los inicios de la revista, publica historietas con personajes fijos, primero de Gustavo y después de Peter Pank (un punkie creado en 1983 como un curioso paralelismo punk al Peter Pan de Disney, y le sirve para burlarse cariñosamente de las tribus urbanas que proliferaban en aquellos tiempos, con abundantes dosis de violencia y sexo.

Por esta época también publica en Makoki, la otra revista abanderada de la "línea chunga" de aquellos tiempos.

A mediados de los 80 descubre a Chaland, que le marca gráficamente para siempre, y se aproxima más al estilo de la "línea clara", desentonando un poco con la tónica general de El Víbora,

A principios de los 90 se vuelca en su faceta de ilustrador, que se convierte en su ocupación principal y deja en una posición secundaria el cómic, aunque sigue realizando algunas historietas de corte muy personal y algunos trabajos de encargo (un par de series para el diario El País, un álbum conmemorativo para el quinto centenario del descubrimiento de América).

En 1995 funda y ejerce de coeditor de la revista de cómic alternativo Nosotros Somos Los Muertos.

Comentarios