UPA pide fondos comunitarios para reponer daño por sequía y heladas

2005021717 Lorenzo Ramós.JPG

Lorenzo Ramos, secretario general de UPA, ha solicitado a la comisaria de Agricultura, Marianne Fischer, la puesta en marcha de ayudas directas que palien la situación que están viviendo muchos agricultores en España por los efectos de las heladas y la sequía. La comisaria de Agricultura se ha hecho eco de las exigencias de UPA y ha comunicado que es posible liberar ayuda del llamado ?fondo de solidaridad? y que esperaba recibir una petición del Gobierno de España en ese sentido. UPA ha enviado una carta a la ministra de Agricultura, Elena Espinosa, instándola a realizar la petición formal a la Comisión, con el fin de poder solventar la situación que viven muchos agricultores y ganaderos.

La petición de fondos adicionales que realiza UPA está basada en la necesidad que las pequeñas y medianas explotaciones tienen de recibir un apoyo que les permita arrancar la cosecha perdida y volver a plantarla. La organización cree que no es una cuantía muy importante para la Administración y, sin embargo, soluciona la difícil situación en la que se encuentran miles de explotaciones.

Además de estos temas, que centraron el encuentro con la comisaria, el secretario seneral de UPA pidió información sobre el estado de las reformas de las OCM, s pendientes, azúcar, frutas y hortalizas y vino. La comisaria apuntó que las reformas de frutas y hortalizas no se abordarían hasta el próximo año, estando la Comisión aún en fase de elaboración del informe de situación del sector. Respecto a la OCM del Azúcar, Fischer anunció que es intención de la Comisión presentar el reglamento antes del verano con el fin de aprobar definitivamente la reforma en noviembre, antes de la próxima cumbre de la OMC. Aseguró que había posturas encontradas entre los distintos países y que la negociación aún estaba abierta.

Ramos incidió en lo perjudicial que sería para España que se aprobase la reforma inicial planteada por la Comisión y puso énfasis en que eso significaría la desaparición de muchas explotaciones y de muchos puestos de trabajo, en territorios en los que ya existe un importante problema de despoblamiento y de falta de alternativas productivas.

Comentarios