Los propietarios del Hotel San Ramón presentan a Patrimonio el proyecto de derribo del edificio

El futuro del antiguo edificio del Hotel San Ramón comienza a perfilarse, tras presentar a la Dirección de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón el proyecto de derribo del edificio, declarado en su día Bien Inventariado e incluido en el Inventario del Patrimonio Cultural Aragonés. Iniciativa que ha contado con el apoyo de la comisión de Urbanismo, que será la encargada de hacer ejecutar la decisión que tome Patrimonio.

Un proyecto que, según explica el presidente de la comisión de Urbanismo en el Ayuntamiento de Barbastro, Luis Sánchez, debe ir acompañado de un plan de restitución sobre el uso que se le quiere dar. Iniciativa que se ha tramitado a la Dirección de Patrimonio de la DGA, quien deberá dar el visto bueno, aunque la idea ha cuajado entre los miembros de la comisión.

Una de las exigencias dictaminadas por el Gobierno de Aragón es que se respete la fachada del edificio, que afecta a la planta baja y a las dos primeras plantas. Se trata de recuperar la parte noble del edificio, ajustándose a las prescripciones dictaminadas por Patrimonio. A continuación deberá ser el consistorio quien dé la orden de derribo.

El Hotel San Ramón de Barbastro es uno de los pocos ejemplos que quedan del modernismo catalán en Aragón. El Director General de Patrimonio Cultural, a propuesta del Jefe de Servicio del Patrimonio Histórico-Artístico, acordó declarar como Bien Inventariado y su inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural Aragonés.

La Historia del Hotel San Ramón se remonta a 1904 cuando Don Ramón Bosch decide fundar un hotel. El edificio era una antigua casa solariega probablemente del siglo XVIII (de la que, al parecer, quedan unas pinturas) transformada al efecto en 1914. El empresario hotelero decide transformar el interior, dotándolo del más exquisito confort al estilo modernista con la aspiración de ser un establecimiento de alta calidad tanto por sus instalaciones como por su servicio: fue uno de los primeros establecimientos hoteleros de Aragón que contó con teléfono en las habitaciones, servicio de llamada automática y baño.

Comentarios