Avance en las comunicaciones entre Navarra y Aquitania, hasta Pau

Sigue adelante la intención de unir Navarra con el sur de Francia mediante una vía rápida. Días atrás se presentó en Roncesvalles, a 50 alcaldes de Navarra y del departamento francés de los Pirineos Atlánticos, el estudio informativo sobre el proyecto de vía de alta capacidad entre Pamplona y Salies de Béarn, en el enlace con la autopista francesa A-64, a través de Valcarlos. Los encargados de presentar el estudio fueron el presidente de los Pirineos Atlánticos, Jean-Jacques Lasserre, y el consejero de Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones del gobierno de Navarra, Álvaro Miranda.

En el tramo navarro se trataría de un nuevo trazado con doble carril en cada sentido, con una longitud de entre 58 y 63 kilómetros. Se barajan dos posibilidades Por una parte, una carretera que discurriera de modo prácticamente paralelo al trazado actual de la carretera N-135. Por otra, una vía que nace en Tiebas y llegaría a Erro. A partir de esta localidad, la propuesta de trazado es única y, a través de varios túneles y viaductos, se eliminarían las actuales barreras físicas para alcanzar la frontera francesa, a través de Roncesvalles y Valcarlos. El tramo francés de esta vía de alta capacidad será de unos 60 kilómetros, con un 40% de calzada de nueva construcción.

Según se contempla en el estudio presentado, la autovía en Navarra y el desdoblamiento de carreteras en Francia permitiría viajar de Pamplona a Pau en una hora y 45 minutos, con un sensible descenso del tiempo de viaje actual, que se sitúa en casi 3 horas. Los estudios indican que el coste aproximado de todo el trazado, desde Pamplona hasta Salies de Béarn sería de mil millones de euros.

Además, se prevé un sistema de peaje para el transporte de mercancías de largo recorrido, con el fin de reforzar y garantizar el carácter regional de esta vía transpirenaica. El tráfico previsto para 2015 en esta vía será de tipo regional, aunque la dinámica socioeconómica que esta propia vía creará en ambas regiones, supondrá un 20% más de tráfico añadido al que soportan las vías actuales en esa zona, lo que totalizará un tráfico diario de entre 6.500 y 10.500 vehículos.

Tras la presentación de este estudio, se abre ahora una nueva fase, la de la concertación y el debate social. Hasta el próximo verano, se mantendrán reuniones con cada entidad local beneficiada por este proyecto, así como con los agentes socioeconómicos de ambas regiones, para conocer el respaldo real con el que cuenta el proyecto. Los presidentes de ambas regiones indicaron que ahora habrá que estudiar la posibilidad de la financiación de la ejecución de los trabajos, a través de la Unión Europea, de Francia y España.

Comentarios