El volumen de actividad de Ibercaja creció el 16,50 % y superó los 40.000 millones de euros

Un incremento del volumen de actividad del 16,50%, el aumento del 22,54% de las inversiones crediticias y de un 12,99% de los recursos de clientes son algunas de las cifras más significativas del ejercicio 2004 de Ibercaja, un año marcado por el relevo de la presidencia y la dirección general y el lanzamiento del Plan Estratégico 2005-2007.

Ese importante aumento de la actividad ha permitido a la entidad de ahorro obtener unos beneficios, antes de impuestos, de 233,6 millones de euros, lo que supuso un alza del 5,43% con respecto a 2003, y de 172 millones netos.

El incremento del volumen de la actividad obtenido por Ibercaja en 2004 ha supuesto superar la cifra de 40.000 millones de euros, pasando de los 36.747 millones de 2003, a los 42.809 en el último año, entre recursos de clientes e inversiones crediticias. En este ejercicio, Ibercaja ha abierto 26 nuevas oficinas como arranque del Plan Estratégico, con lo que la red suma 965 y está presente en 42 provincias españolas, de 16 comunidades autónomas.

Respecto a los recursos de clientes, Ibercaja ha alcanzado los 26.272 millones de euros, con un incremento del 12,99%. De ellos, 17.824 corresponden al conjunto de depósitos y otros productos de ahorro, donde el incremento ha sido del 12,54%. El resto, 8.448 millones, procede de productos financieros como fondos de inversión, planes de ahorro, etc., cuya actividad ha aumentado un 13,96%.

A su vez, las inversiones crediticias han experimentado un alza importante y alcanzado los 16.536 millones de euros frente a los 13.495 anteriores, lo que supone un aumento de 3.041 millones y una tasa del 22,54%. Estas cifras muestran la decidida respuesta de la Entidad al aumento de la demanda de créditos, respuesta que, sin duda, va a suponer para Ibercaja un aumento de cuota en el mercado nacional del crédito.

De hecho, las operaciones formalizadas a lo largo de 2004 han crecido un 52,11% sobre 2003, ascendiendo a 9.391 millones de euros. La principal contribución a esta evolución procede de la financiación a la construcción y compra de viviendas, que se ha incrementado en un 57,53%. También ha sido notable el crecimiento de las concesiones de créditos para actividades productivas (36,13%) y al consumo (39,74%).

Esa expansión del volumen de actividad ha hecho posible también que el margen de intermediación se sitúe en 427,6 millones de euros y que el margen básico haya ascendido a 586 millones, cifra algo superior a la conseguida en 2003 y de la que cabe destacar el buen comportamiento de los ingresos por la prestación de servicios no financieros a los clientes.

172 millones de beneficio

Como ya se ha señalado más arriba, en un entorno económico de bajos tipos de interés, márgenes reducidos y gran competencia, este fuerte aumento de la actividad de Ibercaja ha permitido a la entidad acabar el año con un aumento de los beneficios, antes de impuestos, del 5,43% y haber obtenido 233,6 millones de euros. Descontando el impuesto de sociedades, el beneficio neto del Grupo Ibercaja ha sido de 172 millones y el incremento del 4,21%.

De los beneficios obtenidos, el presidente de Ibercaja propondrá a la próxima Asamblea que 40,5 millones se destinen a la Obra Social y Cultural y, el resto, a potenciar los recursos propios y la solvencia del Grupo. Tras esta aplicación, Ibercaja tiene 2.040 millones de euros en recursos propios, lo que ha elevado su coeficiente de solvencia al 12,38%, muy superior al mínimo legal exigible, que es del 8%.

Asimismo, en 2004, fruto de la constante revisión de los sistemas de concesión, seguimiento y recuperación de las operaciones de crédito, la tasa de morosidad ha disminuido y se ha situado en el 0,58% de los activos.

Comentarios