La D.O. Somontano califica como “muy buena” la cosecha de 2004

20021026vendimia.jpg

La Junta del Consejo Regulador de la D. O. S. ha calificado la añada de 2004 como ?muy buena?, una vez realizados los análisis reglamentarios de las muestras de los vinos elaborados en la última vendimia. Una vendimia que se ha visto favorecida por las condiciones climáticas, que beneficiaron una lenta maduración de la uva y como consecuencia un fruto sano con alta graduación y buena acidez. Calidad en la que ha influido además la contención de las producciones por hectárea de las viñas y la cuidadosa y exigente elaboración de los vinos.

Los vinos ?jóvenes? de la cosecha del año 2004 ya están en el mercado y los destinados a procesos de envejecimiento, se encuentran en la fase de su permanencia en barrica.

Los enólogos de las bodegas de la Denominación de Origen Somontano afirman que los vinos resultantes de esta añada son el fruto de una buena vendimia. Gracias a la calidad de la uva recogida, rica en polifenoles que aportan mucho color a las variedades tintas, al aroma registrado en las variedades blancas y a la sanidad de la uva, se han elaborado vinos idóneos para procesos de crianza y reserva y también para el mercado de vinos jóvenes de calidad que busca marcas que ofrezcan vinos con estructura y con color pero que, a la vez, sean suaves.

Récord histórico

El Consejo Regulador ha recogido más de 24?5 millones de kilos de uva, lo que supone cinco millones más que los recogidos durante la campaña anterior. Esas uvas permiten la elaboración de unos veintidós millones y medio de botellas de vino de ¾ de litro de capacidad, con un valor económico comercial de, apróximadamente, setenta y tres millones y medio de euros.

Por primera vez en muchos años, la cosecha no tuvo que paralizarse ningún día gracias a la ausencia de precipitaciones de importancia. Esa benévola meteorología, en la que la ausencia de altas temperaturas extremas también fue destacable, incidió en un resultado de calidad en el que destacan el grado, color y aroma.

El incremento en la cantidad de uva que recogió a lo largo de la vendimia se debe, principalmente, a la incorporación de nuevas plantaciones que entran en producción este año. En concreto, la superficie vitivinícola en producción suma, en la actualidad, más de 3.800 hectáreas de las más de 4.300 registradas dentro la Denominación. Además, las condiciones climáticas también han favorecido esa mayor producción: el invierno y primavera lluviosos posibilitaron que la vid no sufriera estrés hídrico durante el verano y no se registraron heladas ni pedrisco.

Así mismo, la vegetación abundante de las plantas favoreció la carga adecuada de la uva en la cepa y una maduración óptima del fruto. Debido a ese crecimiento en producción y con el objeto de favorecer la maduración e incrementar la calidad de la cosecha, el promedio del rendimiento de las producciones se contuvo entre los seis y siete mil kilos por hectárea llegando, en algunos casos, a cinco mil.

Comentarios