La Transpirenaica 2005 llega a Cataluña

2005022727 Cima del Aneto.JPG

Continúa la Transpirenaica Invernal que varios miembros del Grupo Militar de Alta Montaña de Jaca están realizando. Desde que los miembros del grupo tomaron la salida en Fuenterrabía, se han tenido que enfrentar a situaciones muy diferentes, como están reflejando en las informaciones que trasmiten desde la ruta. Tras coronar el Aneto, se encuentran ya en Cataluña donde volverán a encontrarse con situaciones complicadas por la nieve y los aludes.

ETAPA: HOSPITAL DE BENASQUE ? ANETO

Etapa de corazón, de empuje, de casta de raza...diez horas y media para coronar el punto culminante de nuestro Pirineo, el Aneto, tremil cuatrociento cuatro metros. Mal tiempo, dieciseis grados bajo cero de media; una capa de hielo en el pecho provocada por la condensación del aliento. Seis de la mañana, comienza la marcha en el Hospital de Benasque. Recorrido en toda su longitud de la pista de esqui de fondo de Llanos de Hospital y llegada al refugio de la Renclusa, cerrado. Un metro de nieve fresca hasta el Portillon Superior, viento fuerte. Diagonal ascendente hacia el collado de Coronas, nevando. Recorrido sin visibilidad de la piramide somital, viento, frio. Cumbre. Limpiamos la nieve que cubre a la Virgen. Descenso, piedras, esquis en la mano, nieve profunda, cansancio.

ETAPA: HOSPITAL DE BENASQUE ? MULIERES - BOCA SUR TUNEL DE VIELLA

Por fin cielo despejado. Las temperaturas continúan muy bajas, no obstante las condiciones son ideales ya que la visibilidad es perfecta y el frío manteiene estable la nieve. Bien abrigados volvemos a remontar el circuito de fondo de Llanos de Hospital en dirección al Pla de Aigualluts. La subida hasta el pico de Mulieres presenta unas pendientes suaves pero es sensiblemente larga. Poco a poco vamos ganando altura dejando atrás la mole de la Forcanada y el Malh dera Artiga. Alcanzamos la cima del Mulieres a las trece horas quince minutos. El panorama es verdaderamente espectacular, vislumbrando un amplísimo horizonte en el que destaca la inmediatez de las Maladetas. Dominamos también el valle de Arán en toda su longitud.

Durante el descenso las laderas de la vertiente este del Mullieres imponen respeto; el riesgo de avalanchas es alto y, en consecuencia, las negociamos con la máxima rapidez. Sin mayores contratiempos alcanzamos el refugio de la boca sur del tunel de Viella.

ETAPA: BOCA SUR TUNEL DE VIELLA ? MONTARTO ? SALARDU

Diez horas y media y dos mil cien metros de desnivel son el resumen de una etapa inolvidable en la que hemos cruzado casi todo el valle de Aran. Partimos temprano desde el Hospital de la boca sur del tunel de Viella y en menos de dos horas alcanzamos el Port de Rius; ya hemos superado ochocientos metros.

La nieve es abundante y la temperatura baja; el termómetro marca trece grados bajo cero. Nos dejamos caer en una suave diagonal hacia el refugio de la Restanca; un fuerte repecho final nos deposita en la presa. Hemos invertido cuatro horas veinte y todo marcha según lo previsto. Compartimos un café con Albert y Ester, guardas del refugio, y continuamos la ascensión hacia el Montarto.

Algunas nubes dejan caer finos copos, pero no logran ocultar el sol, que desde hace un par de horas hace mas confortable la progresión. Desde la Restanca seguimos la huella abierta por esquiadores que nos han precedido en la ascensión. Dos horas mas tarde alcanzamos la cumbre del Montarto. La etapa es muy larga y solo permanecemos cinco minutos en la cima; aún nos queda por superar un ultimo obstáculo, el Port. de Caldes. Iniciamos el descenso hacia Salardú por larga palas de nieve virgen. En unos minutos nos situamos en el refugio de Colomers. Continuamos el descenso y tras un costosa "remada" y llegamos a los baños de Tredós. Las copiosas nevadas caídas en días anteriores han cortado la pista y enterrado en la nieve a varios vehículos. Un último tramo por una estrecha huella nos conduce a Salardú.

Comentarios