La gallina de los huevos de oro

Nuria Garcés

Vivimos en una provincia, que quiere vivir del turismo. En los últimos tiempos, mucha gente (más venida de fuera que los mismos de aquí) nos ha hecho darnos cuenta de que el Alto Aragón es un territorio magnífico para que los turistas vengan a visitarnos, a disfrutar, a descansar, a aprender. Por fin sabemos que vivimos en un territorio que vale la pena conocer.

Sin embargo, y pese a los esfuerzos que se están haciendo, parece que esto no acaba de arrancar. Presenta el sindicato UGT un estudio en el que los dice que el turismo está estancado en el Alto Aragón. Y eso no es una buena noticia, si lo que queremos es convertirnos en una provincia turística. De nuevo nos encontramos con problemas como la estacionalidad y, algo que llama mucho la atención, los altos precios del sector, más elevados que en el resto de España. Tal vez deberíamos ser más modestos y no írsenos la cabeza con aires de grandeza, que en nada nos benefician. No tenemos una oferta hotelera variada ni conforme a lo que la Expo 2008, por ejemplo, demandará. Y, finalmente, (y estoy hablando, claro, de las debilidades que tenemos), se constata una importante falta de liderazgo y de coordinación institucional para desarrollar actuaciones de promoción, dicen, y de explotación turística. O sea, que esto, muchas veces, es un totum revolutum, que en nada nos beneficia.

UGT ha alertado sobre lo que está pasando, y ha dicho que habría que abrir un debate sobre esta cuestión en la comunidad autónoma y también en Huesca para, sobre todo, buscar soluciones entre todos los implicados. Esperemos que no se llegue tarde, y no matemos la gallina de los huevos de oro que, los expertos nos dicen, tenemos en el Alto Aragón.

Comentarios