El Ayuntamiento oscense planea un control de población de palomas

2005030202 Palomas.JPG

Ante la gran multitud de ejemplares de paloma buchona y otras especies en la Plaza Navarra y en otros puntos de la ciudad de Huesca, que cada año se multiplican incontroladamente, el Ayuntamiento de Huesca ha decidido preparar toda la documentación necesaria para que una empresa todavía por determinar se haga cargo del control de población de estas aves.

El incremento de las poblaciones de palomas se ha convertido en el mayor problema de los edificios históricos de todas las ciudades.

Con la llegada del mes de abril comienza la época de mayor fertilidad y el nacimiento de los polluelos de paloma. Es el momento en el que la actividad de las aves se multiplica y también los problemas de obturación de canales, excrementos corrosivos en los tejados o acumulación de todo tipo de residuos que utilizan para sus nidos, entre otros.

Aunque todavía se desconoce la política de control de población de la empresa que resulte adjudicataria, existen distintos recursos para controlar la población de palomas que consisten finalmente en ahuyentarlas o disminuir el número de individuos.

Los métodos más utilizados para mantener a las palomas alejadas de edificios, o monumentos, es impedir su acceso a los lugares elegidos para la anidación, perchado o descanso, colocando en las entradas de edificios redes plásticas resistentes al paso de las aves, (aunque provocan un impacto visual que no es adecuado para edificios históricos), la modificación del ángulo de las repisas a ángulos de 45º o superiores en caso de ser posible, o utilizar repelentes, cómo los táctiles (alambres con púas, hileras de alambre de acero tensado, alambradas electrificadas, chorros de agua, geles o pastas); visuales (luces centelleantes, falsos búhos, halcones, serpientes o globos); sonoros (ruidos estridentes como alarmas, disparos o grabaciones de aves emitiendo voces de alarma amplificadas), y olfativos, como el vapor de naftalina, que para que sea efectivo se debe emplear en dosis altas, por lo que no se recomienda su uso en edificios ocupados por personas. Sin embargo, el método más efectivo parece ser el de la instalación de cables por los que pasa una corriente eléctrica de escaso voltaje, que les provoca pequeñas descargas que no dañan al ave pero la hace marcharse de ese edificio.

En algunas situaciones, las palomas pueden ser controladas de manera efectiva mediante capturas con trampas. Los lugares más idóneos para colocar estas trampas son los lugares de descanso de las palomas.

El uso de venenos está terminantemente prohibido, ya que el animal muerte puede pasar a la cadena trófica (ser alimento de otro animal) y provocar problemas ecológicos y de salud graves.

Comentarios