Cartas el Director: Yo estudié en la escuela pública

Arancha García-Carpintero Broto

Soy una convencida de los Servicios Públicos y de calidad, y obviamente de la Escuela Pública. Quizá tenga mucho que ver que me he criado en la Calle Estudios, situada al lado de mi colegio de toda la vida: Colegio Público "Joaquín Costa" de Monzón, centro en el que han impartido clases durante muchos años mi madre y mi padre, Profesores de Primaria, hoy ya Jubilados. Y colegio en el que he cursado todo el ciclo de Educación General Básica.

Mi enseñanza, en aquellos años, fue crecer viviendo de forma natural el compartir mí tiempo con chicos (vivencia que no tenían todas las chicas, entonces), y además también tuve la oportunidad de tener conocidas gitanas, que me enseñaron, en cierto modo, a respetar su diferente cultura.

Estas experiencias, en la escuela pública, conjugadas con unas clases orientadas por personas que intentaban darme los instrumentos para conocer el mundo, sin tendencias ideológicas de parte, desde la información libre, han permitido que haya podido elegir mi concepción de vida, desde la necesaria libertad, y que hoy apoye, sin ningún tipo de dudas, la Plataforma por la Escuela Pública.

En aquellos años los centros públicos tenían muy buenas condiciones, sí, pero carecían de Equipos de Orientación, talleres, pabellones, segundos idiomas, y otros recursos de los que hoy sí pueden disfrutar los jóvenes. Por tanto, la mejora en la calidad de los recursos públicos, dedicados a la educación, es un hecho palpable, que debe seguir manteniéndose, sin trabas.

La Educación desde la libertad, en igualdad de condiciones, gratuita, con los medios y recursos humanos necesarios, en cualquier rincón del territorio, manteniendo unas dignas condiciones laborales para quienes trabajan en ella, laica, respetuosa, democrática, igualitaria... son elementos de nuestra Escuela Pública, y ninguna otra cumple con estos parámetros.

Desde luego, si hoy fuese una madre que debe elegir el futuro de la educación de su hijo, cursaría la matrícula en cualquiera de los centros públicos a nuestra disposición, con la conciencia muy tranquila por darle la mejor oportunidad.

Comentarios