125 metros de muro que rehacer en el puerto de Somport

2005030505 franciapasocoches.jpg

El pasado 11 de febrero se hundía un trozo de la carretera RN-134. Tras los estudios realizados, se concluyó que la zona estará en obras hasta el verano. Mientras tanto, el tráfico está prohibido para los vehículos de más de 3,5 toneladas. Los expertos hablan de una obra técnicamente compleja: habrá que construir un muro de hormigón, de 125 metros, anclado por barras metálicas, de hasta 7 metros de longitud, cada 1,40 metros.

Paradójicamente, el hundimiento se produjo en un paramento de piedra seco, muy bien realizado, de 35 metros de largo y de una altura que varía de tres a cinco metros. La obra data de 1850, por lo que se cree que la ruptura se debe a su elevada edad, a la morfología del terreno y al efecto de los vehículos pesados, que circulan próximos al extremo de la carretera. Esta parte de la carretera había sido analizada en junio de 2003, tal y como marcan las directivas del ministerio de Fomiento francés, que obliga a verificar, cada dos años, el estado de los muros de más de dos metros. En aquel momento no se constató ningún problema. Entre otras muchas posibles razones, que se barajan como causas, figura el que se hayan podido producir microseismos.

El hecho es que en el lugar del hundimiento, el muro se encuentra en equilibrio, de un lado a otro, por un efecto de bóveda. Pero los sondeos que el Centro técnico efectuó a lo largo de los 90 metros de un muro de dos a ocho metros de altura, continuación de la primera obra, han revelado un estado preocupante, con circulación de aguas en el interior, dislocación parcial y fracturación del terreno. El prefecto de los Pirineos Atlánticos se mostró preocupado por la fagilidad de la calzada, en un sector de 800 metros, en el que la vía se estrecha entre 5,50 y 6,50 metros, una fragilidad de la que los usuarios no siempre son conscientes. En todo caso, se habla de que los trabajos se desarrollarán en condiciones realmente acrobáticas.

Comentarios