Carta al director :Aragón y Europa

Francisco Piazuelo Mazana

Presidente de CHA-Plana de Uesca

Hace unos días, sin ir más lejos, se aprobó en España, con una ?magra afluencia? a las urnas, la ?Constitución? europea. Y nuestros próceres andaban emocionados porque en Aragón, tanto el índice de participación como el número de ?síes?, habían sido superiores a la media estatal. Esto nos situaba en unas inmejorables condiciones de desarrollo que podríamos aprovechar, decían.

¡Pues bien se vale!. No han transcurrido ni dos semanas y ya hemos ?cosechado?, provenientes de la ?Europa de los Estados? que propugnaba esta ?Constitución?, las siguientes ventajas:

Por un lado, las autoridades francesas tienen cerrados a cualquier mercancía todos los puertos del Pirineo aragonés y ya avisan que el tramo del Somport no estará operativo hasta el verano. ¿Les suena de algo el bloqueo económico a Cuba o Nicaragua?.

Por otro lado, el 2 de marzo nos desayunamos con que la Comisión Europea no incluye el túnel de Vignemale entre sus actuaciones prioritarias, pero que ve con buenos ojos las conversaciones de los gobiernos francés y español. ¡Arreglados vamos!... con el gobierno francés. Eso sí, para la Comisión sí es prioritaria la línea de alta velocidad Lisboa-París pasando por? Irún.

Para más ?inri? parece ser, que ambos gobiernos no han encontrado dificultades al ponerse de acuerdo en perforar un nuevo túnel junto al ya existente de Viella.

Por lo que vamos viendo, la frontera pirenaica es practicable para viajeros y mercancías en todos los tramos excepto en los aragoneses, y eso que somos más europeístas que nadie como se puso de manifiesto en el cercano referéndum.

Un día antes, el 1 de marzo, Zapatero tuvo el honor de dirigirse a los diputados franceses, quienes le prestaron una calurosa acogida. Los mismos diputados que no quieren saber nada de ferrocarriles o carreteras por el Pirineo central. Aunque la verdad es que tampoco nuestro Presidente juzgó oportuno plantear el tema, quizás porque no lo consideraba ?prioritario?, por emplear esta terminología tan en boga.

Sin embargo, para Aragón no sólo es prioritario, sino que es vital y merece una apuesta decidida por parte de nuestro Gobierno. Pero mucho me temo que tendremos que ser los aragoneses quienes emprendamos acciones decididas para reivindicar nuestro derecho a estar comunicados, para así conseguir una mayor atención de los estados español y francés.

¿Nos imaginamos por un momento que el referéndum hubiera tenido lugar el próximo domingo con ?todo lo que está cayendo??. Es posible que los aragoneses no nos hubiéramos sentidos tan ?europeístas?.

Europa sigue siendo, pese a todo, nuestro lugar natural y nuestra vocación. Pero no una Europa en la que los grandes estados y los partidos mayoritarios hacen y deshacen a voluntad y en su beneficio, sino una Europa más humana, que tenga presente a las personas, a la sociedad, a los trabajadores, a los Pueblos y regiones. Una Europa con una verdadera Constitución que velase, entre otras cosas, por la permeabilidad de las fronteras, aunque sean entre regiones menos poderosas. Una Europa que a veces da la sensación que está muy lejos pero que queremos hacerla posible.

Comentarios