Cartas al Direcor: La biotecnología es un factor de supervivencia para la agricultura.

Esteban ANDRES SOTO.

Secretario General de ASAJA Aragón-

Todos los avances de cierta entidad en la historia de la humanidad, hasta su difusión y asimilación por la sociedad, han venido precedidos de polémicas y posicionamientos más o menos radicalizados hasta su total aceptación y disfrute rutinario de los mismos.

La biotecnología aplicada desde hace muchos años, con toda normalidad y garantías, en procesos de carácter industrial, farmacéutico, agroalimentario, etc... ha saltado de forma convulsa a los medios de comunicación generando todo tipo de opiniones desde el mundo de la ciencia, investigación, sindicatos agrarios, ecologistas, consumidores, economistas, administración, etc...

Es un momento, el actual, de especial sensibilidad, por parte de la sociedad, en materia de alimentación y salud debido a las crisis sucesivas que han ocurrido con motivo de la encefalopatía espongiforme, dioxinas y gripe aviar en esa ganadería y los fraudes alimenticios : clembuterol, anabolizantes...., que esporádicamente ocupan la atención mediática de un consumidor desconfiado y temeroso de ser tratado como conejillo de indias de especuladores sin escrúpulos.

En este marco poco propicio para incorporar, sin riesgo de ser mal interpretado, avances en materia de OGMs, sucede el aterrizaje de los transgénicos a nuestra agricultura, siendo España pionera en esta materia en una Unión Europa reticente con gobiernos de los distintos países miembros, poco predispuestos a abrir este tema dado que decidir en uno u otro sentido puede producirles un desgaste político que desean evitar. Así se instala una moratoria y una hipocresía generaliza que consiste en aceptar en privado la bondad de los transgénicos y sus garantías para la salud y no tomar decisiones en público en el ejercicio

de la responsabilidad política para permitir su uso en la agricultura con toda normalidad.

En lo que respecta al sector agrario, agredido y lleno de limitaciones a la hora de producir cosechas, dadas las trabas medioambientales que dia a día emanan de las distintas administraciones se ve como una cuestión de supervivencia la posibilidad de poder hacer, por ejemplo, maíz Bt autoresistente al taladro y se reivindica el maíz RR, resistente al herbicida glifosato dado que para el 2007 estará prohibido el uso del herbicida tradicional del maíz a base de atracinas y alacloros.

El Reglamento sobre la Coexistencia de los cultivos Modificados Genéticamente, con los Convencionales y Ecológicos debería permitir con todo tipo de garantías y de normalidad el desarrollo de toda la actividad agraria sin que unos agricultores tengan que impedir a otros el libre ejercicio de su profesión y la orientación de las producciones que cada cual desee.

Introducir en el debate ideologías, radicalizaciones e imposiciones no parece la forma racional de abordar cuestiones de la entidad y calado como la aplicación de técnicas de trabajo en base a la aplicación de la biotecnología en la agricultura, capaz de cambiar el futuro de un sector que agoniza y que cuenta con pocas oportunidades para su supervivencia.

Comentarios