Los “medicamentos esenciales” son suficientes para tratar más del 90% de las enfermedades

En el contexto de la campaña ?medicamentos que no curan? que están desarrollando Farmacéuticos Mundi, Medicus Mundi y Cruz Roja Española, en colaboración con el Gobierno de Aragón, se propone la donación de dinero para comprar los llamados ?medicamentos esenciales?, 250 medicamentos que, en cada país, son suficientes para tratar más del 90% de las enfermedades.

Los medicamentos esenciales se definen como todos aquellos que sirven para satisfacer las necesidades de atención de salud de la gran parte de la población a precios accesibles para la comunidad y los individuos. Unos productos, que deben encontrarse disponibles en todo momento.

Este concepto fue establecido por la OMS en 1977, orienta a la hora de priorizar las decisiones farmacéuticas, la formación profesional, la información pública y los recursos financieros.

Estos medicamentos evitan la utilización de medicamentos desconocidos y/o innecesarios, permiten un conocimiento más amplio del medicamento por parte del personal sanitario, disminuyen la confusión de la prescripción, dispensación y uso, disminuyen el gasto administrativo de distribución y almacenaje, facilitan el control de calidad, así como la coordinación internacional, ya que usan siempre la Denominación Común Internacional (DCI). Además la mayor parte de los medicamentos que se incluyen no están bajo protección de patentes, y por tanto se pueden fabricar como genéricos a un costo menor.

Esta lista se actualiza cada 2 años. La última revisión fue publicada en abril de 2003 y cuenta con un total de 310 principios activos. En ese momento, 156 países del mundo tenían elaborada su propia lista de medicamentos esenciales teniendo en cuenta una serie de factores como son las principales enfermedades del país y la posibilidad de tratamiento, la formación y experiencia del personal sanitario, las instalaciones y equipamiento sanitario disponible, los recursos económicos, los factores genéticos o los factores demográficos y ambientales

El principal inconveniente, es que a la hora de decidir si un medicamento forma parte de esta lista, el precio de los medicamentos tiene más fuerza que los criterios médicos y farmacológicos, por lo que se reclama que la revisión de la lista sea un proceso transparente e independiente.

Comentarios