Cartas al director: Manifiesto por el Día Internacional de los Derechos de la Mujer

Partido Popular

Las oportunidades entre hombres y mujeres son cada vez más similares. Pero aún hoy, en el siglo XXI, existen desigualdades. Hace casi 150 años, un 8 de marzo de 1857, un grupo de trabajadoras textiles recorrió las calles de Nueva York para protestar por las miserables condiciones laborales que tenían. Esta marcha supuso el primer peldaño de una reivindicación justa e histórica. El paso definitivo fue el triste suceso de 1908 en el que murieron cien trabajadoras por un fuego en la fábrica de Sirtwoot Cotton que se atribuye al dueño de la misma como respuesta a la toma pacífica del local por las trabajadoras en huelga. Desde 1909 se celebra en todo el mundo el día que conmemora este suceso.

Hoy, en el Día Internacional de los Derechos de la Mujer, el Partido Popular quiere dirigirse a todos, tanto a hombres como a mujeres, porque sólo desde la unidad de los que conforman una sociedad se puede alcanzar la realidad de una igualdad de oportunidades. Una igualdad real y no de paridad, que otorgue a cada uno lo que se merece, no por su sexo sino por lo que hace: Por su trabajo, por su esfuerzo y por su valía.

La mayoría de los jóvenes de hoy hemos sido educados y formados en unos valores de tolerancia, solidaridad y respeto. No obstante, somos conscientes de los problemas que se encuentran a la hora de desarrollar una actividad profesional por las dificultades existentes para compatibilizar la vida familiar, laboral y personal.

Desde el 8 de marzo de 1857 hasta hoy, se ha avanzado mucho hacia una igualdad real de oportunidades entre hombres y mujeres. Sin embargo aún queda camino por recorrer.

Hace unos años era difícil imaginar que las mujeres pudiesen acceder en igualdad de conocimientos y capacidad a empleos que históricamente estaban reservados a los hombres.

Hoy, mujeres y hombres somos universitarios.

- Hoy, mujeres y hombres desarrollamos nuestra vocación profesional o creamos nuestro propio empleo.

Pero a pesar de ello, hoy en día a las mujeres les sigue costando más, les supone un mayor sacrificio y un tremendo esfuerzo personal conseguir los mismos objetivos profesionales y personales que a los hombres.

Basta ya de propuestas y de fotos vacías de contenido, que para nada vienen a suplir las carencias y dificultades que le supone a una mujer, por ejemplo regentar su empresa cuando al mismo tiempo quiere ser madre.

Basta ya de imponer medidas de discriminación positiva a los empresarios para que las mujeres accedan a puestos de responsabilidad en las empresas, cuando todavía hoy en día hay mujeres jóvenes que después de haberse formado en igualdad, al incorporarse al mundo laboral aún tienen que contestar a preguntas como si tienes pareja estable o no, por el impedimento que supone la maternidad.

Basta ya de que el Gobierno del PSOE exijan a los empresarios y a la sociedad civil cumplimientos en materia de igualdad cuando el mayor ejercicio de apoyo a la mujer que han hecho en nueve meses ha sido una foto de moda de las ministras en la puerta de la Moncloa y defender un feminismo trasnochado.

Desde Nuevas Generaciones creemos en la sociedad de la igualdad no de la paridad. Hombres y mujeres debemos ser valorados por nuestro trabajo, por nuestra capacidad y por nuestro esfuerzo. No queremos ser cuotas ni porcentajes.

Desde el Partido Popular defendemos:

1.Horarios flexibles para que hombres y mujeres no tengan que optar entre su desarrollo profesional o personal.

2. Defendemos que los criterios para avanzar y crecer profesionalmente deben ser los del trabajo, el mérito y el esfuerzo.

3 Exigimos que la maternidad y la paternidad no sean un obstáculo para el desarrollo profesional de la persona. Es inaudito que en el siglo XXI, en el país que tiene la menor tasa de natalidad del mundo se castigue a aquellos que quieren asumir la enorme responsabilidad de tener hijos y aportar personas formadas a la sociedad.

4. Apostamos por la flexibilidad en los contratos laborales para dar respuesta a las distintas situaciones personales y laborales.

5. Exigimos más guarderías cerca de los centros de trabajo.

6. Pedimos más ayudas a las familias con hijos.

7. Asumimos nuestro compromiso de ayuda y apoyo a las mujeres de otros países del mundo que viven situaciones denigrantes como mujeres y como seres humanos.

Estos retos pueden ser una realidad en España si a los problemas concretos se le ponen soluciones reales como las que aparecen en la Proposición de Ley que ha presentado el Partido Popular en el Congreso.

Siendo conscientes de nuestras diferencias y asumiendo la responsabilidad que a cada uno nos corresponde conseguiremos juntos, hombres y mujeres, que nuestras reivindicaciones se conviertan en realidad.

Comentarios