Cartas al Director: La JOC ante la situación de la mujer

Con motivo del 8 de Marzo, La Juventud Obrera Cristiana queremos denunciar una vez más las situaciones de desigualdad e injusticia que viven las mujeres, y en concreto las más jóvenes.

En el reciente informe de juventud 2004, se destacaba que, La tasa de paro de las mujeres jóvenes es el 22% frente al 15% de los hombres. Las mujeres jóvenes ganan un 27% menos que los varones. Existe una segregación ocupacional horizontal que rige el mercado laboral de las mujeres hacia ciertas profesiones feminizadas, que a su vez son las que menor nivel de remuneración perciben.

Se sigue constatando que las mujeres son las que asumen los trabajos más precarios (la

mayoría de contratos a tiempo parcial son para ellas), que las desigualdades persisten, que buena parte de la actividad no productiva y socialmente útil es realizada por el colectivo femenino, que su trabajo es masivo en la economía sumergida, que la pobreza está feminizada....

Toda esta situación se sigue dando, aún en un contexto en el que los niveles de formación académica de las mujeres son superiores a los de los hombres y que la excusa generacional, en el caso de las mujeres jóvenes, ya no se puede alegar. Entonces ¿por qué pasa esto?

Porque no hay adecuación entre un nivel teórico que afirma la igualdad de sexos y el nivel

práctico de actividad en lo económico, cultural, social, político? que sigue estructurado bajo un sistema patriarcal.

En esta sociedad, la mujer juega un papel secundario en el ámbito de lo público, se la sigue viendo inferior al hombre, especialmente en lo que se refiere al mundo laboral.... y continúan creciendo las diferencias con los más desfavorecidos, entre las que se encuentran las mujeres,...

No parece que se vayan a vislumbrar cambios importantes en este sistema económicamente globalizado pero que no quiere avanzar globalmente en lo referente a derechos sociales. Un ejemplo claro es la construcción de esta Europa neoliberal, ratificada en nuestro país por 10 millones de votos (menos de la mitad de personas con derecho a voto), que va a precarizar aún mas un mercado laboral en el que constatamos que ya se están dando estas situaciones de desigualdad y exclusión.

Desde la JOC, no podemos quedarnos callados ante esta realidad. Desde nuestra identidad obrera y cristiana trabajamos por construir una sociedad más justa en la que la igualdad de mujeres y hombres no sólo sea una teoría sino una realidad.

En una sociedad en la que todo se uniformiza, en la que la diferencia es causa de exclusión,... desde nuestra dignidad como hijas e hijos de Dios y desde nuestra opción por los y las más pobres del mundo obrero entendemos la igualdad en la diferencia y exigimos la promoción de políticas económicas, sociales y culturales más justas y solidarias, que consigan que todo esté al servicio de la persona y adaptado a su realidad.

Por último queremos animar a participar en todas aquellas acciones que se desarrollen con motivo del día 8 de marzo como un paso mas en la construcción de esta sociedad nueva, Proyecto del mismo

Comentarios