Participación, una asignatura pendiente...

Juan Manuel Fonseca

En estos momentos podemos decir que se requieren más dosis de concienciación en intentar involucrarse en asociaciones o como voluntarios en una actividad. Es la asignatura pendiente que no saben o no quieren inculcar a los más jóvenes desde el ámbito familiar a la actitud de muchos llamados ?enseñantes?.

En la actualidad el área de deportes del Ayuntamiento de Sabiñánigo esta lanzando una campaña de captación de voluntarios, para colaborar en un próximo acontecimiento. Hasta ahora desde los más mayores, a los más jóvenes la respuesta es mínima, por no decir claramente que es ?cero?.

La cultura del pasar esta afincándose cómodamente y en las zonas rurales o localidades pequeñas, supone la continuidad de asociaciones, peñas y acontecimientos sociales y deportivos que van desapareciendo. Hace falta gente que releve a personas, que llevan mucho tiempo al frente de Juntas Directivas y que en la mayoría de los casos su altruismo se reconoce con la critica y la indiferencia de la frase ? si están es porque les gusta? y en algunos casos hasta con la sentencia ? si lo hacen, es que algún beneficio sacan?.

No sorprende que en al encuesta de los jóvenes zaragozanos sale que ? consideran menos importante , la religión, la política y la PARTICIPACIÓN?. Aspectos estos que ? hace algunas décadas suponían la base del movimiento social?.

La motivación es un aspecto esencial en el trabajo con voluntarios. Es muy costoso captar y formar voluntarios para que desempeñen adecuadamente las tareas encomendadas, participen en el desarrollo de la organización, y permanezcan en ella. En el trabajo el salario es la motivación que aparece como un elemento clave. Sin embargo, no podemos tratar a los voluntarios como remunerados, ya que las recompensas, en ocasiones, no son fácilmente identificables.

Podemos definir la motivación como el proceso por el cual una necesidad insatisfecha mueve a una persona en una cierta dirección para lograr un objetivo que satisface dicha necesidad. Es un impulso que inicia, guía y mantiene el comportamiento, hasta alcanzar la meta u objetivo deseado. ¿Lo consigue uno mismo? o ¿debemos aprenderlo al verlo o enseñándolo?.

La falta de concienciación de la sociedad, de uno mismo y en algunos casos el rechazo con sorna, nos impiden ver y alentar a esas personas magníficas, dispuestas a echar una mano a participar.

Comentarios