La prensa francesa recoge el hastío aragonés por el cierre de la carretera del Somport

Con un significativo ?Hasta las narices?, titula el diario francés Sudouest su artículo en el que se da cuenta de las reuniones mantenidas ayer en Pau por representantes políticos y empresariales aragoneses, y su opinión sobre lo que está ocurriendo en las últimas semanas, tras el cierre de la RN-134 al tráfico pesado por el agujero que se produjo en la carretera.

El periódico transcribe la opinión de Antonio Ruspira, presidente de la Cámara de Comercio e Industria, diputado en las Cortes de Aragón e Ingeniero de Caminos, asegurando que no se anduvo con chiquitas cuando dijo que en Aragón estamos hartos y hasta las narices, y que además tenemos la impresión de que en Francia se están burlando de nosotros.

Sudouest recuerda que el objetivo de esta delegación aragonesa era dar la conocer la exasperación que produce a este lado de la frontera la lentitud de Francia para dotarse de carreteras dignas de ese nombre al otro lado del túnel de Somport, o para reparar la RN134, donde se hundió un trozo recientemente, y, además, por prohibir, hasta junio, el tráfico de camiones y autobuses por este eje que conduce a un túnel considerado como uno de los más modernos de Europa.

Esther Monterrubio, delegada para las relaciones con el Sur de Francia dijo que el estado general de las comunicaciones entre Francia y Aragón debe ser mejorado, ya que en estos momentos, se está cometiendo un grave atentado a la libertad de circulación entre estos dos países. Además, indicaba que las repercusiones económicas y turísticas en Aragón son importantes y muy negativas.

Abunda el diario galo en las declaraciones de Antonio Ruspira, quien aseguró que la situación es intolerable, añadiendo que en Aragón queremos que la carretera se abra mañana, no pasado mañana. El presidente de la Cámara de Comercio decía hablar en nombre de todas las empresas y actores socio-económicos de Aragón, que no logran comprender cómo las autoridades francesas prevén varios meses para taponar un agujero de varios metros cuadrados. Más aún, cuando se encuentra en un eje que tiene una vocación europea, y cuya fiabilidad está estrechamente ligada a los proyectos de desarrollo emprendidos tanto en Aragón como en Aquitania.

También se hace eco el periódico francés de las declaraciones de Jesús Sánchez Farraces, director general de transportes y comunicaciones del Gobierno de Aragón, quien dijo tener la impresión de que en París se olvidan de que existen 50 millones de Europeos al sur de los Pirineos. Recalcaba que el volver a tapar un simple agujero no debe suponer un grave problema técnico a un gobieron que acaba de construir en Millau uno de los viaductos más espectaculares del mundo.

La delegación aragonesa quiso dejar claro que nadie quiere hacer pasar una autopista por el valle del Aspe. Aseguró que nuestro medio natural, en Aragón, es más frágil todavía que el francés, y las restricciones reglamentarias, las mismas. Se estima que la amplia carretera de dos carriles que une Jaca con el túnel de Somport es suficiente. ¿Por qué no hacer lo mismo en el lado francés?. Más aún, cuando los acuerdos entre Francia y España para establecer una comunicación entre Pau y Zaragoza datan de hace catorce años. Finalmente, en el encuentro, los aragoneses recordaron que se gastaron 254 millones de euros, de dinero francés, español y fondos europeos, para construir el túnel de Somport. Piden que el trabajo comenzado se termine. Si no, ¿para qué construir semejante túnel?. El artículo del Sudouest finaliza asegurando: ?Es como si se construyera una casa, sin poner las puertas y las ventanas?.

Comentarios