La quema de agrícola adelanta su prohibición un mes por la sequía

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha firmado hoy la "Orden sobre prevención y lucha contra los incendios forestales en la Comunidad Autónoma de Aragón para la campaña 2005/2006". La orden será publicada en el Boletín Oficial de Aragón este viernes.

Según la Orden, se establece la época de peligro de incendios entre el 19 de marzo y el 30 de septiembre. Se adelanta, por tanto, en casi un mes, ya que ordinariamente la época de peligro se inicia el 15 de abril. Este adelanto está motivado por las condiciones climatológicas de sequía, heladas y fuertes vientos, que fomentan la desecación de la vegetación e incrementan los riesgos tanto para la seguridad de las personas como para el medio ambiente.

Durante este periodo, no se concederán autorizaciones para la realización de quemas agrícolas y forestales, salvo en el caso de los residuos de poda del olivo y aquellas que tengan por objeto prevenir daños causados por plagas, de manera justificada. También quedan sin efecto aquellas autorizaciones que se hayan emitido con anterioridad

REUNIÓN CON SINDICATOS AGRARIOS

El Departamento de Medio Ambiente va a notificar esta medida a todas las comarcas, así como a los sindicatos agrarios y cámaras agrarias, con quienes el director general de Medio Natural, Alberto Contreras, y los directores de los tres Servicios Provinciales, mantuvieron ya una reunión el pasado lunes para informar del problema y abordar posibles soluciones. Además, se ha solicitado la colaboración de estas entidades para sensibilizar entre el colectivo agrario sobre el adecuado uso del fuego, para evitar los daños personales y sobre el medio ambiente.

Además de las quemas agrícolas, queda prohibido el uso del fuego en áreas recreativas y similares, incluso en los lugares habilitados para ello. Así mismo, queda prohibido arrojar fósforos, cigarrillos, colillas, brasas o cenizas que estén en ignición; utilizar cartuchos de caza con tacos de papel u otros materiales combustibles; arrojar fuera de los contenedores habilitados a tal efecto o vertederos autorizados, residuos que, con el paso del tiempo u otras circunstancias, puedan provocar combustión o facilitar ésta, tales como vidrios, botellas, papeles, plásticos, materias orgánicas y otros elementos similares; disparar o prender cohetes u otros explosivos similares; elevar globos o artefactos incontrolados que produzcan o contengan fuego; y la circulación de vehículos campo a través, en los montes cuya gestión corresponde a la Comunidad Autónoma de Aragón.

QUEMAS AGRÍCOLAS

Las cifras de incendios forestales registradas desde comienzos de 2005 son alarmantes. Hasta el 14 de marzo, se han producido 227 siniestros forestales en todo Aragón (105 en Huesca, 84 en Zaragoza y 38 en Teruel). Esta cifra triplica el promedio del decenio anterior en el mismo periodo. La causalidad, en un 65% de los casos, es debida a las negligencias agrícolas, mientras que en otro 15% de los incendios son catalogados como intencionados.

Ante esta situación, el Departamento de Medio Ambiente viene reiterando los consejos de precaución a la hora de realizar una quema agrícola. Para prevenir daños físicos se recomienda la utilización de una vestimenta adecuada, como es un pantalón y camisa ignífugos, botas, guantes, gafas mascarilla. Además, es preciso crear una discontinuidad efectiva de los restos vegetales a quemar con respecto a cualquier otro material combustible, si es preciso, mediante una generación de una faja de seguridad; las quemas deben realizarse en el interior de la parcela agrícola, nunca en el borde de la misma.

El horario de quemas permitido es desde una hora antes de la salida del sol hasta una hora antes del ocaso, momento en que los fuegos quedarán totalmente extinguidos. En todo caso, sólo está permitido quemar los días de viento en calma. Así mismo, no se debe abandonar bajo ningún concepto la vigilancia en la zona quemada hasta que el fuego este totalmente apagado y haya transcurrido un periodo de tiempo suficiente sin que se observen llamas o brasas incandescentes. En caso de que el fuego se escape, se deben adoptar

Las medidas oportunas para evitar su propagación, y en caso de que resulteimposible, contactar con el teléfono de emergencias 112 o autoridad competente.

Comentarios