La Deuda de Aragón a finales de 2004 era de 1.138 millones de euros, un 4,7% del P.I.B.

El Gobierno de Aragón acaba de remitir a la Comisión de Economía y Presupuestos de las Cortes de Aragón el informe trimestral sobre la situación de endeudamiento del sector público aragonés. Según este informe, la deuda total de la Comunidad Autónoma a finales de 2004 ascendía a 1.138 millones de euros. De esta, 1.106 millones de euros corresponden a la Diputación General de Aragón y el resto a las entidades del sector público de la Comunidad Autónoma, cuya deuda consolida con la de la DGA, según la normativa contable del SEC-95. Si consideramos la totalidad del sector público aragonés, incluyendo las entidades y empresas públicas cuyas cuentas no consolidan con las de la Administración Pública por tratarse de organismos con actividad de mercado, la deuda del conjunto se eleva a 1.284 millones de euros.

La deuda de todo el sector público se ha incrementado durante el ejercicio 2004 en 44 millones de euros, es decir, un 3,58%. De ellos, 15 millones corresponden a la Diputación General de Aragón, 10 millones a organismos y entes cuya deuda consolida con la de la administración autonómica y los 19 restantes a empresas y entes en los que, si bien el Gobierno de Aragón tiene una participación mayoritaria, su orientación al mercado hace que se encuentren fuera del perímetro de consolidación.

En cumplimiento de la Ley Orgánica 5/2001 Complementaria a la Ley General de Estabilidad Presupuestaria, así como de los acuerdos del Consejo de Política Fiscal y Financiera de 6 de marzo de 2003, la Comunidad Autónoma no se puede endeudar en términos netos más que para financiar las variaciones de activos financieros considerados como tales desde el punto de vista del SEC. El endeudamiento neto de la Comunidad Autónoma de Aragón durante el pasado ejercicio fue de 15 millones de euros, en tanto que se adquirieron activos financieros que cumplían las exigencias del SEC por un importe superior a 27 millones de euros.

De las entidades que integran el sector público consolidable, a parte de la D.G.A., ocho presentan algún grado de endeudamiento, dos de ellas muy pequeño. La mayor parte de esta deuda (75,8%) la tiene el Instituto Aragonés del Agua, con un montante al final del ejercicio de 24 millones de euros. Le siguen, con un volumen muy inferior de deuda, la Universidad de Zaragoza, el Consorcio Hospitalario de Jaca y el Parque Tecnológico Walqa, S.A., las dos primeras con algo más de 2 millones de euros y esta última con 1,7 millones de euros.

De las entidades cuya deuda no consolida con la de la Administración general de la D.G.A. merecen destacarse la Plataforma Logística Pla-Za, S.A. y Suelo y Vivienda de Aragón S.L., con unos niveles de endeudamiento de 85 y 53 millones de euros respectivamente, es decir, un 6,64% y un 4,10% de la deuda total, también respectivamente. Estas dos entidades concentran el 94% del montante total de la deuda de este sector.

En términos de evolución, el incremento de la deuda de PLAZA, S.A., de 58 millones de euros, refleja el hecho de que esta sociedad se encuentra todavía en plena fase de inversión, esto es, de urbanización de terrenos para su posterior venta, en tanto que la de Suelo y Vivienda, S.L. se ha reducido en 39 millones de euros.

La estructura de la deuda de la Diputación General de Aragón se muestra estable en cuanto a su composición, mayoritariamente a largo plazo. Otro tanto puede decirse del conjunto de las demás entidades que pertenecen al sector Administración Pública y que, por tanto, consolidan su deuda con la DGA.

Por lo que se refiere al sector comercial, hay que hacer notar que PLAZA, S.A. ha refinanciado a largo plazo la deuda que tenía contraída a finales del 2003, en tanto que Suelo y Vivienda, S.L. sigue haciendo uso de financiación a corto plazo en un porcentaje aproximado del 60%. El resto de entidades hacen un mayor uso de los recursos a corto plazo que el año anterior. Ello es debido a que las empresas contratan operaciones a corto plazo para atender necesidades transitorias de tesorería.

El cumplimiento de la Ley de Estabilidad Presupuestaria por parte de la Comunidad Autónoma de Aragón y el crecimiento económico de esta región hacen que la deuda de la Comunidad Autónoma muestre una tendencia decreciente en términos de su Producto Interior Bruto. Así, la deuda al cierre de 2004 se situaba en el 4,7% del PIB de Aragón, una décima por debajo de 2003 y tres décimas menos que en 2002.

Por último, la evolución de la deuda viva sobre el PIB de la Comunidad aragonesa sigue mostrando un perfil decreciente durante los últimos años. Esto mismo es aplicable al conjunto de las autonomías, aunque Aragón se sitúa alrededor de un punto porcentual por debajo de la media del conjunto.

Mejora la perspectiva del ?rating?

La agencia calificadora de riesgos crediticios Standard & Poor?s confirmó el pasado 17 de noviembre de 2004 el rating ?AA-? (doble A menos, donde el signo refleja la posición relativa dentro de la categoría), a la vez que revisó la perspectiva de estable a positiva.

El rating refleja el bajo nivel de endeudamiento de Aragón, cuyo ratio de deuda sobre ingresos decrece gradualmente (la deuda pasó de un 80% a un 40% sobre los ingresos corrientes entre 1998 y 2003), así como la solidez y estabilidad del margen bruto y la mayor flexibilidad de los ingresos proporcionada por el nuevo sistema de financiación autonómico. La agencia también tuvo en cuenta para su calificación la estabilidad política y las positivas perspectivas de crecimiento de la región.

La perspectiva (?outlook?) positiva refleja la expectativa de Standard & Poor?s de que la Comunidad Autónoma aragonesa continuará reduciendo su ya moderado ratio de endeudamiento sobre ingresos, gracias a su autonomía financiera y a las positivas perspectivas de crecimiento económico para Aragón, por encima del 3% para 2004 y 2005.

El rating de Aragón puede subir a ?AA? si la región consigue contener el crecimiento nominal de la deuda y mantener la actual tendencia decreciente de endeudamiento sobre ingresos, lo cual es factible si se confirman las actuales expectativas de crecimiento regional.

Comentarios