Comienza, con el Pregón, la Semana Santa de Huesca

Un año más, y cumpliendo con la tradición, el pregón de la Semana Santa se leía en la iglesia de Santo Domingo y San Martín, en el Viernes de Dolor. Es el primero de los actos de una semana que comienzan a vivir oscenses y visitantes de una forma muy intensa. El encargado de pronunicar el pregón era el Justicia de Aragón.

En una iglesia repleta de público, Fernando García Vicente, iba desgranando ideas y recuerdos sobre la Semana Santa de Huesca. No en vano, es aragonés y como fiscal jefe de la Audiencia Provincial, vivió durante diez años en la capital oscense. En su pregón entremezclaba sus recuerdos de pasadas Semanas Santas, de procesiones vividas en la ciudad, con el significado tan importante que tiene esta fecha en Aragón, con manifestaciones como los tambores de Calanda, que inmortalizó Luis Buñuel.

El Justicia de Aragón quería dejar claro en su pregón que la Semana Santa son unos días eminentemente culturales y turísticos. Pero a ello añadía la convicción de la enorme importancia espiritual que estas fechas tienen, y lo que es más importante, tanto para creyentes como para no creyentes.

A lo largo de su discurso, García Vicente recordaba que, en su calidad de Justicia de Aragón, ha apoyado en los últimos meses a la Cofradía del Ecce Homo para conseguir el indulto solicitado de un preso de una cárcel de Aragón. Finalmente la complejidad de los trámites ha impedido que se llegase a tiempo para su liberación coincidiendo con la Semana Santa. En todo caso, el Justicia aseguraba que en unos meses este indulto será una realidad.

El Justicia de Aragón era presentado, antes de comenzar su pregón por el sacerdote jesuita Julio Lahuerta, quien trazaba una rápida semblanza del personaje. Tras el pregón, se celebraba un concierto a cargo del Coro ?SineNomine?, voces graves de la Coral Oscense y el Coro Ars Nova, dirigidos por Conrado Betrán, que interpretaban obras de Palestrina, Victoria o Durante, entre otros.

Comentarios