Comienza la temporada de pesca en la provincia de Huesca

20021003pesca.jpg

Se abre oficialmente este fin de semana la temporada de pesca de la trucha en las tres provincias aragonesas. La escasez de precipitaciones afecta también a este deporte, aunque en estos momentos los ríos no tienen problemas de caudal. Posiblemente será en la llegada del verano cuando afecte más, si no llega la tan esperada lluvia. La temporada se inicia con muchas ilusiones como reconocen los pescadores.

Las expectativas para esta temporada son buenas y no se presentan muchas novedades. Como es habitual todos los años desde la Federación de Pesca se recuerda que hay que tener en cuenta algunas recomendaciones que pasan principalmente por el respeto al medio ambiente y a los escenarios donde se practica esta actividad.

En Aragón, se contabilizan unas 75.000 licencias, de las que más de 20.000 pertenecen a la provincia de Huesca, según datos recogidos por el Gobierno de Aragón y la Federación Aragonesa de Pesca, lo que convierten a este deporte en uno de los que tiene una mayor aceptación.

La belleza de los parajes y las condiciones de los ríos de la provincia de Huesca invita a que sean muchos los aficionados a la pesca de otras provincias que aprovechan para conocer el Alto Aragón y disfrutar del turismo, además de practicar este deporte.

NOVEDADES DEL PLAN GENERAL DE PESCA

En cuanto a la utilización del mosquito como cebo artificial, queda prohibido, en la línea de pesca, el lastrado exterior del aparejo. Para la pesca del siluro y la lucioperca en los embalses de Mequinenza y Ribarroja, se autoriza en esta temporada el empleo como cebo de carpas mayores de 35 cms. y alburnos vivos o muertos, que hayan sido capturados durante la propia acción de pesca.

NUEVAS DISTANCIAS

El Plan General de Pesca también incorpora cambios relativos a las distancias en el ejercicio de la pesca. Se prohibe el ejercicio de la pesca a menos de 50 metros aguas abajo de presas, diques, azudes, pasos obligados y escalas señalizadas. La distancia máxima entre el pescador y sus artes en acción de pesca, será de 10 metros, salvo en la pesca del cangrejo, que podrá ser superior.

Por otra parte, la distancia mínima entre pescadores en río será de 25 metros cuando la especie objeto de la pesca sea un salmónido, y de diez metros en el resto de los casos, aunque si el río es suficientemente ancho, dos pescadores podrán actuar simultáneamente desde cada una de las orillas. En el caso de embalses y lagos, la distancia mínima entre pescadores será de 10 metros, excepto en la pesca del siluro, que será de 25 metros. En cuanto a la distancia entre embarcaciones de pesca, y entre embarcaciones y pescadores de orilla, se establece un mínimo de 50 metros, salvo en los lugares de embarque y desembarque.

Por último, el Plan General establece que la actividad piscícola tendrá preferencia sobre cualquier otra actividad lúdica, si se realiza en períodos, horas y días hábiles, y sobre masas de agua catalogadas como cotos de pesca, tramos de formación deportiva de pesca, escenarios para eventos deportivos de pesca, tramos de pesca intensiva, y tramos de captura y suelta.

Comentarios