El expolio de la cabañera

Luis Laiglesia

La DGA, en una operación sin precedentes, le ha arrancado al Ayuntamiento de Huesca 2,6 millones de euros de bellón por un quítame de allá esa cabañera.

Parece que, tras el pleno municipal de este jueves, ya conocemos la trama que hay detrás de esta operación. Fue la Consejería de Medio Ambiente, PAR, la que da el primer paso para comenzar el proceso de desclasificación de la dichosa cabañera del frontal de San Jorge, y es después la consejería de Economía, PSOE, la que, pudiendo parar la operación, no lo hace. A eso añadan que en el consistorio no se ha sido lo suficientemente hábil para pedir en la ventanilla política correspondiente la paralización de este verdadero expolio patrimonial.

Aquí, muchos tienen que callar en una operación en la que la ciudad ha salido escaldada y con 2,6 millones de euros menos. La DGA, este año, no sólo no nos dará, sino que nos arrebatará patrimonio.

La capacidad negociadora y el pesó político municipal ha quedado en entredicho, pero también ha quedado de manifiesto que algunas consejerías no son sensibles con los problemas sociales de la segunda capital de Aragón.

La DGA ha venido a cortar el cupón a Huesca a pesar de que ello ponía en peligro el desbloqueo de la Plaza Tarragona.

La solución que el Ayuntamiento ha adoptado, basada en el acuerdo político a regañadientes, es la única viable, cierto, pero parece que el Grupo Municipal Socialista debería explicar a la ciudadanía quién, cómo y de qué manera decide llegar a esta situación en la que la ciudad, se diga lo que se diga, pierde 450 millones de pesetas.

Comentarios