Coagret anuncia movilizaciones ciudadanas contra la construcción de grandes embalses.

La coordinadora que agrupa a la zonas afectadas por construcción de grandes embalses, va a iniciar una campaña de movilización ciudadana, contra la construcción de embalses que conlleven la inundación de núcleos. En la provincia de Huesca, tenemos el recrecimiento de Yesa, con la inundación de Sigües y Biscarrues con el pueblo de Erés

La iniciativa desea poner de manifiesto que la inundación de municipios y núcleos de población, que ha sido una constante de la política hidráulica española, no ha sido todavía descartada, como lo demuestra el caso de la presas ya construidas de Riaño y de Itoiz, o el proyecto de recrecimiento de Yesa con afecciones al núcleo urbano de Sigüés y el embalse de Biscarrués, con inundación del núcleo de Erés, previsiones éstas que han de ser consideradas incompatibles con el reconocimiento y garantía de los derechos fundamentales de nuestro sistema constitucional.

La iniciativa supone tanto un homenaje a todos aquellos ciudadanos que se vieron privados del derecho a vivir en su pueblo por la construcción de embalses, la exigencia a los poderes públicos de reparación en todos aquellos casos en que resulte posible la reversión y un compromiso de futuro para evitar que dichas situaciones vuelvan a repetirse en Aragón y en el resto del Estado español.

Dicha campaña pública tiene como núcleo central la exigencia de que tanto la Ley de Aguas como la Ley de Expropiación Forzosa adapten su articulado al respeto de la libertad de residencia de los ciudadanos, que es un derecho fundamental reconocido en el artículo 19.1 de la Constitución Española, de modo que ninguna obra pública pueda ocasionar la supresión de tal derecho al suponer la desaparición de núcleos de población que constituyen el resultado del ejercicio de dicha libertad por las personas que los habitan.

Dicha campaña trata de reforzar el pronunciamiento que efectuó recientemente el Congreso de los Diputados sobre la necesidad de revisar la Ley de Expropiación Forzosa para adecuarla al régimen de derechos y libertades de los ciudadanos, promovido por el Diputado aragonés José Antonio Labordeta y aprobado sin la oposición de ningún grupo parlamentario, y pretende evitar que dicha iniciativa caiga en el olvido como tantos otros pronunciamientos de las Cámaras Legislativas.

La campaña se desarrollará inicialmente a escala estatal, mediante el ejercicio del derecho de petición individual y colectivo ante el Congreso de los Diputados, y la solicitud al Defensor del Pueblo de la elaboración de un informe especial sobre los derechos de las personas afectadas por embalses. Posteriormente, se promoverá dicho debate en el conjunto de las instituciones autonómicas y asimismo a escala europea, ejercitando los derechos de ciudadanía europea ante el Defensor del Pueblo Europeo y el Parlamento Europeo, al objeto de que dicho criterio de respeto a los derechos fundamentales constituya un principio orientador de la política de todos los Estados integrados en la Unión Europea.

Comentarios