Detenido dos veces en el plazo de unas horas por conducir ebrio

2005032323 panel.jpg

El conductor que en la madrugada del miércoles era interceptado por la Guardia Civil después conducir 13 kilómetros en sentido contrario por la autovía Huesca-Zaragoza, tras su puesta en libertad, era de nuevo detenido, en este caso por la Policía Local de Huesca, al accidentarse a la altura de la rotonda del Hospital San Jorge de Huesca. A.J.L.L., de 46 años, con signos evidente de ebriedad se negaba a someterse al oportuno control de alcoholemia, por lo que fue obligado a realizar un análisis de sangre.

Por tanto este conductor, en menos de 6 horas, ha sido protagonista, presuntamente, de dos incidentes considerados como muy graves por el código de la circulación y por los que tendrá que responder ante la justicia.

Llama la atención que el individuo haya podido cometer estos dos incidentes en tan poco tiempo, pero es que, y siempre según algunas fuentes consultadas por Radio Huesca Digital, los jueces a los que son remitidos conductores con tasas de alcoholemia superiores a las permitidas solo son sometidos a un interrogatorio, se les fija la fecha del oportuno juicio rápido y son puestos en libertad, por lo que muy bien el mismo individuo podría haber cometido ambos delitos en tan poco tiempo, aunque no es menos cierto que estamos ante un caso excepcional.

Recordemos que la Dirección General de Tráfico detenía ya de madrugada al citado conductor conduciendo en dirección contraria por la autovía Huesca-Zaragoza en el kilómetro 572 de la A-23 (Sagunto-Francia), en el término municipal de Huesca, por un presunto delito contra la seguridad en el tráfico.

Según la dirección provincial de tráfico, el vehículo había recorrido unos 13 kilómetros en dirección hacia Huesca por el carril destinado a viajar hacia Zaragoza. El conductor casi cuadriplicaba la tasa permitida de alcoholemia.

La detención del vehículo ha sido muy cerca de la ciudad de Huesca, después de que el conductor ebrio hubiese recorrido unos 13 kilómetros. Tras detener al conductor, los agentes de tráfico procedieron a hacerle un control de alcoholemia. El resultado: una tasa de 0?81 gramos de alcohol en aire expirado, casi cuatro veces más de lo permitido.

A.J.L.L., de 46 años, nacido en Jaca y domiciliado en Pertusa, circulaba a gran velocidad por la citada vía con un vehículo Hyundai Santa Fe, matrícula 6138CGV, en sentido contrario, haciendo zig-zag, ocupando los dos carriles y haciendo caso omiso a la señalización óptica y acústica de la Guardia Civil.

A.J.L.L. viajaba a las 02:30 de la madrugada en dirección a Francia, en sentido contrario. La patrulla de la Guardia Civil tuvo que esquivarlo para evitar una colisión, e inició una persecución del vehículo por el arcén. Finalmente, logró detenerlo trece kilómetros después de haberlo detectado.

El hombre arrojó una tasa positiva de 0?81 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Las diligencias, instruidas por el Equipo de Atestados de Tráfico de Huesca, han sido remitidas al Juzgado de Instrucción número 1 de Huesca.

Posteriormente, el protagonista de este incidente, y tras las oportunas diligencias, era puesto en libertad. Se hacía con otro vehículo y, al amanecer, invadía la parte central de la rotonda del Hospital San Jorge de Huesca. La Policía Local, que hacía acto de presencia en el lugar de los hechos le invitaba a someterse a la prueba de alcoholemia a lo que este se negaba, por lo que era obligado, según marca la ley, a someterse a un análisis de sangre.

Comentarios