Cofradía de la Sangre de Cristo y la Buena Muerte; tradición en la Semana Santa de Monzón

La imagen de la virgen de la Dolorosa, propiedad de una familia montisonense estará un año más en la procesión del Santo Entierro el Viernes Santo, aunque como novedad lo hará junto al paso de la Cofradía de la Sangre de Cristo y la Buena Muerte. Según el presidente de esta cofradía, Ángel Laporta, es una imagen adorada por muchas personas que la ven procesionar desde hace sesenta años, y por este motivo se ha optado por incorporar la imagen en la peana del Cristo crucificado.

La imagen del Cristo crucificado actual data de principios de los años 60, y está durante todo el año en la Catedral de Santa María. La cofradía, se mantuvo constante en los veinte socios durante sus primeros años. Cifra que ascendió más tarde, para situarse en los 50 cofrades con los que cuenta hoy en día

La Cofradía cuenta con una importante tradición. Cada año, el primer domingo de Cuaresma organiza una misa funeral por el eterno descanso de las almas de todos los difuntos de la ciudad fallecidos el último año.

Durante la procesión del Santo Entierro, el estandarte de la cofradía luce una cinta roja en recuerdo de cada cofrade fallecido en el año, a los que además se brinda un pequeño reconocimiento. Al pasar la procesión por el punto más cercano al domicilio del fallecido, se gira el paso, y los cofrades rezan por el alma del difunto.

Los cofrades de la Sangre de Cristo y la Buena Muerte visten hábito y capirote negro, resaltados con un ribete en la base de este y las bocamangas. Se complementa con un cíngulo rojo y una pequeña cruz de madera prendida en el cuello

Comentarios