Declaración pública de Crefco ante los problemas de comunicación por el paso de Somport

La prohibición de circular camiones y autobuses por el paso pirenaico de Somport, a consecuencia del pequeño hundimiento ocurrido en la RN-134, en las proximidades de Urdós, ha vuelto a poner en evidencia la fragilidad de las comunicaciones entre Aquitania y Aragón. Como las últimas nevadas cerraron la vertiente norte del puerto de Portalet y limitaron seriamente el acceso al túnel de Bielsa, solo quedó abierto el túnel de Somport, pero únicamente para vehículos ligeros.

Esta situación está provocando graves problemas económicos, porque ha interrumpido las exportaciones de maíz francés hacia España. En los últimos meses, atravesaban esta frontera hasta 5000 Tm semanales de cereal, producido en el Béarn y que era transportado en camiones hasta la estación de Canfranc, desde la que seguía viaje por tren hacia su destino final. Se daba así la paradoja de que la línea ferroviaria Zaragoza-Pau, a pesar de estar cortada entre Olorón y Canfranc, canalizaba un importante y creciente tráfico de mercancías entre los dos países. La prohibición del paso de camiones al sur de Urdós ha colocado a la empresa española que importaba el grano en una situación económica muy difícil y amenaza a los productores bearneses de maíz con la pérdida de un importante cliente.

Mientras Europa se dota de una constitución y a pesar de las grandilocuentes declaraciones habidas en la reciente ?cumbre? hispano-francesa de Zaragoza o en los encuentros de los presidentes de Aquitania, Aragón y Midi-Pyrénées, las regiones situadas a uno y otro lado de los Pirineos siguen dándose la espalda y negando las posibilidades de progreso humano y económico que una mejor relación supondría para todas ellas y, especialmente, para los habitantes de los valles pirenaicos. Una relación que exige mejores comunicaciones y, a la vez, que éstas sean respetuosas con el frágil ecosistema de la cordillera, lo que excluye un tráfico intenso de camiones. Por ello, la simple mejora de la RN-134 y demás carreteras que acceden a los pasos transpirenaicos no solucionará el problema.

Solo si la línea ferroviaria Pau-Canfranc estuviese en funcionamiento, tal y como reclaman la Coordinadora para la reapertura del ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco) y el Comité pour la réouverture de la ligne Oloron-Canfranc (Créloc) desde hace décadas, y como acordaron los gobiernos español y francés en las ?cumbres? de Santander (2000) y Perpignan (2001), se solucionaría el problema creado a los exportadores franceses y a los importadores españoles de maíz y, además, se evitaría el tránsito de centenares de camiones por el valle de Aspe. Un tránsito que, no se olvide, volverá a producirse en cuanto se reparen los desperfectos de la carretera y se multiplicará cuando, en 2007, se termine la autopista gratuita que se construye entre Valencia y Zaragoza, y que llegará hasta Jaca, a solo 30 km de la boca sur del túnel internacional.

Crefco hace un llamamiento al Gobierno de Francia para que reconsidere su negativa a reabrir la línea férrea Pau-Canfranc y, a corto plazo, para que acelere las obras que permitan reabrir al tráfico pesado la RN-134, ya que su cierre perjudica a los intercambios comerciales entre Aquitania y Aragón, y amenaza la continuidad del servicio ferroviario entre Canfranc y Zaragoza, al haber provocado la desaparición del tráfico de mercancías. Un tráfico, el de maíz, que estaba demostrando la viabilidad de la reapertura que reclamamos.

De igual forma, y participando del sentimiento de impotencia que embarga a la ciudadanía ante la insuficiencia y el nulo resultado de las gestiones de los políticos aragoneses y españoles durante estas últimas décadas, para conseguir ese objetivo de la reapertura, Crefco ha presentado una queja formal ante el Justicia de Aragón con el siguiente texto:

?Con motivo de los acontecimientos relacionados con las penosas y deficientes comunicaciones transfronterizas entre Aragón y Aquitania, tanto por carretera como por ferrocarril, la Crefco (Coordinadora para la Reapertura del Ferrocarril Canfranc-Olorón) se pone en contacto con la Institución que Vd. preside para exponerle la siguiente

QUEJA

La línea ferroviaria y la carretera que une las localidades de Canfranc y Olorón tienen compromisos suscritos de recuperación, rehabilitación y modernización entre las regiones de Aragón y Aquitania, y los países de España y Francia.

Además, las autoridades e instituciones europeas han destinado y consignado presupuestos públicos en condiciones concretas y rigurosas de aplicación en el gasto, dependientes de los mencionados convenios/compromisos.

La realidad que los ciudadanos aragoneses y europeos observamos es muy diferente según transcurren los años, quedando perplejos de la ineficacia e incumplimientos de numerosas acciones y compromisos anunciados e incluso escritos por los respectivos gobiernos.

Por otro lado, consideramos que los políticos aragoneses están siendo incapaces de solucionar esta situación, incluso los políticos del Estado español. Por todo ello nos sentimos verdaderamente desamparados y vulnerados en nuestros más elementales derechos en cuanto a la libre circulación de pasajeros y mercancías por este eje europeo.

Por tanto, y ante la incapacidad manifiesta de los gestores públicos, que exclusivamente realizan grandes discursos y cosechan pocos hechos constatados, deseamos que nos conceda una reunión y poder, además de por escrito, argumentar más rigurosamente nuestra queja, que deseamos tramite donde corresponda, incluso ante las autoridades estatales y europeas, y comprenda, para ayudarnos y ampararnos en las diferentes gestiones que podamos emprender?.

Canfranc, 22 de marzo de 2005.

Comentarios