Los inmigrantes, objetivo del “Día del amor fraterno”

Cáritas Diocesana celebra un año más, este Jueves Santo, el Día de la Caridad o del Amor Fraterno. Y lo hace poniendo sobre la mesa la necesidad de reflexionar sobre la situación de la sociedad, y el periodo de normalización de los inmigrantes, un colectivo que está en situación de dificultad y exclusión.

Cáritas es la organización a la que la Iglesia tiene encomendada su acción social y la animación de la comunidad cristiana, y de la sociedad en general, con un objetivo claro: encarnar la acción preferencial de la Iglesia por los pobres. La atención a las nuevas pobrezas y las formas de marginación más recientes forman parte esencial del trabajo de Cáritas. Con ese criterio, la atención a la inmigración forma parte de su esfuerzo. Cáritas Diocesana de Huesca viene trabajando ya en su campaña de sensibilización de este curso en hacer ver a la sociedad la necesidad de una reflexión acerca de la acogida a las personas que vienen de otros países a buscar una oportunidad para mejorar su vida.

Recuerdan que este Jueves Santo se presenta en pleno proceso de ?normalización de extranjeros? Por ello, creen que, esa reflexión debe hacerse en estos días, junto con los actos procesionales, los actos de piedad opular y las jornadas festivas.

En este proceso de normalización de extranjeros, Cáritas Diocesana de Huesca y de Barbastro-Monzón tomó la opción de ser centro colaborador del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Tras varias semanas, hacen una evaluación crítica del proceso, entendiendo que es necesario un nuevo enfoque de la política de inmigración actual, que es poco más que una política de provisión de mano de obra e intento de control de fronteras. Creen que la situación de carencia de papeles condena a estas personas a la ?alegalidad?. Cáritas ha constatado desinformación sobre el procedimiento y el lugar donde obtener el certificado de antecedentes penales, problemas con el certificado de empadronamiento y falta de coordinación entre adminsitraciones.

Un mes después de iniciado el proceso, Cáritas ha atendido 151 consultas; 127 corresponden a inmigrantes, 17 a empleadores y 4 a personas jurídicas. De los 127 inmigrantes, 72 eran mujeres y 55 hombres. Entre las mujeres predominan quienes preguntan acerca de la normativa sobre el servicio doméstico. Todos los trabajadores del sector primario eran hombres, al igual que en construcción y transporte. La gran mayoría de las personas que se han dirigido a Cáritas tienen entre 26 y 45 años. De América, provienen principalmente de Ecuador y Colombia. De Europa, las consultas han llegado de inmigrantes sobre todo de ucrania y Rumanía, y de África, de Mali, Nigeria o Marruecos.

Comentarios