El Grupo SEB y ex trabajadores se reúnen en un acto de conciliación

2005032929 Factoría Moulinex 3.jpg

Uno de los trámites necesarios de la demanda presentada recientemente por el sindicato UGT- Metal Aragón es el acto de conciliación que se llevará a cabo este miércoles en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje de Zaragoza, en el que las partes implicadas tratarán de acercar posturas. La demanda jurídica interpuesta a la multinacional Grupo SEB recoge la solicitud de indemnizaciones complementarias para los 137 trabajadores afectados por el expediente de regulación de empleo, aplicado a la plantilla en febrero de 2003.

En el caso de que no se llegue a un acuerdo, la demanda se trasladará al Juzgado de lo Social donde, según ha podido saber Radio Huesca Digital, se deberá fijar la fecha del juicio. La demanda, que está siendo articulada por Ignacio Gutiérrez, profesional que trabaja para la Federación del Metal en UGT Aragón, podría ser la primera demanda de derecho laboral de estas características que se presente en España y puede sentar un precedente muy importante en el sector.

La iniciativa de presentar esta demanda se planteó en el mes de noviembre de 2004, tras considerar que en aquella situación se produjo ?desigualdad de trato y discriminación con los trabajadores de la factoría barbastrense?. El Secretario General del Metal y afines de UGT, Luis Tejedor, explicaba que la decisión se basa en el incumplimiento del acuerdo firmado entre la Dirección General de Trabajo del Gobierno de Aragón con Moulinex España S.A. y el comité de empresa, según el cual la empresa asumió el compromiso de no presentar expedientes de regulación de empleo durante un período de dos años, a partir de la fecha de resolución, 6 de febrero de 2003.

Un acuerdo que no cumplió y que provocó el despido de toda la plantilla el pasado mes de junio. Desde la central sindical no se ha criticado el acuerdo alcanzado por el comité de empresa, -indemnización de 37 días por año de antigüedad, sin tope-, pero consideran que por parte de la empresa se ha producido ?una evidente desigualdad de trato entre los primeros trabajadores despedidos y los ciento veintiséis más recientes, que percibieron 45 días por año y 16.500 euros, antes de cerrar la factoría?.

Comentarios