Las obras de la N-260 Campo-Aínsa en punto muerto

2005032929 n-260.JPG

Las máquinas, según el PP; llevan muchos meses sin pisar la N-260, aunque los trabajos ya tenían que haber finalizado, según apunta el portavoz popular en la comarca de La Ribagorza, José Antonio Lagüens.

Ante esta palpable ?pasividad?, los populares volverán a pedir en el pleno comarcal de este miércoles que se retomen las obras y se concluyan con la máxima celeridad posible. El grupo popular quiere saber a qué se debe el retraso. Se trata de un cruce básico si se quiere facilitar las comunicaciones de La Ribagorza con el polígono industrial de Aínsa y para el tráfico de Francia por Bielsa.

En estos momentos, al permanecer el cruce cerrado, hay que desplazarse por la antigua carretera que soporta muy malas condiciones al ser muy estrecha y contar con numerosas curvas. Además, no permite el tránsito de los grandes camiones, por lo que un vehículo de estas características tiene que desviarse hasta Barbastro para llegar a Aínsa o a Campo.

En un principio, las obras se paralizaron por diversos problemas de saneamiento, ?pero ahora, con la sequía, es un buen momento para retomar los trabajos y no entendemos por qué el ministerio de Fomento ha aparcado este compromiso que ya había adquirido el anterior Gobierno popular?, señala Lagüens.

Para los populares, ?una vez más, se demuestra la pasividad y falta de interés del secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, hacia este tramo de N-260, que supone un punto básico en el eje pirenaico?.

Lagüens insiste en que las obras deben retomarse con la máxima celeridad posible, pues se trata de un tramo de gran tránsito dentro del eje pirenaico. Además, hasta que estos trabajos no se finalicen, el túnel de Campo seguirá inutilizado.

Comentarios