Ya hay plan para la restauración de las cubiertas de la Cubierta de Roda de Isábena

El tejado de la catedral de Roda de Isábena no puede esperar más. Lo dice el párroco José María Leminyana, al asegurar que su arreglo es ?una urgencia de primera magnitud, le tengo que poner plásticos para que no se filtre el agua y perjudique a las obras de arte? porque, añade, ?la catedral es actualmente un almacén de arte, necesitamos descongestionarlo como sea?.

Leminyana recuerda la prioridad de estas obras como, apunta, reconoció la propia consejera Eva Almunia poco antes de las elecciones y el presidente del Gobierno de Aragón a finales del pasado año. En este sentido, el alcalde de Roda de Isábena, Alberto Lamora, señaló que ?todo está a punto para que la DGA saque a concurso las obras, por importe de 540.000 euros, así se lo indicó el director general de Patrimonio a nuestro concejal de Cultura?. Por su parte, fuentes del Gobierno autónomo indicaron que ?tiene que salir en breve, sólo está pendiente de aprobación por el Consejo de Gobierno y de publicación en el BOA?, aunque no confirmaron una fecha definitiva.

El convenio para el arreglo de las cúpulas de la catedral de Roda de Isábena, se firmó hace tres años. En este sentido, Leminyana se muestra cansado de esperar y destaca que la biblioteca es la estancia más perjudicada por el mal estado de la cubierta: ?la biblioteca recibe todas las aguas de la parte meridional de la Catedral y al final paga las consecuencias?.

En cuanto al futuro Museo de Roda que albergará los bienes de la parroquia que actualmente se encuentran en Cataluña, Leminyana manifiesta que ?no acaba de arrancar nunca?, si bien el alcalde del municipio matiza que ?el proyecto se está redactando?, extremo confirmado por la DGA, que asegura que ?ya está redactado y en fase de aprobación en la Comisión Provincial de Patrimonio?.

Lo mejor, a juicio de Leminyana, sería que el Museo de la Diócesis de Barbastro tuviera tres cabeceras: Monzón, Barbastro y Roda, para que pudieran rotar las piezas fundamentales que han de ser devueltas?.

Con respecto a las obras del Museo de Barbastro, Leminyana opina: ?sé que está trabajando, pero cambiar la estructura del Palacio Episcopal para convertirlo en museo es complicado y lleva lentitud económica?. A su juicio, ?todos padecemos el mismo mal pero hacer nuestro museo no es difícil, porque la estructura de los muros está en concordancia con el espacio expositivo que se persigue?.

Comentarios